Dos años después de las movilizaciones que pusieron a los jornaleros del Valle de San Quintín en la atención del país, han vuelto a la carga. La ofensiva brutal contra los salarios, las condiciones de trabajo y de vida ha querido seguir pero ahora los jornaleros cuentan con una herramienta fundamental en esta guerra, una organización para defenderse y avanzar.
El Sindicato Independiente Nacional Democrático de Jornaleros Agrícolas ha convocado a una Caravana Nacional que parte de Baja California y llegará a la Ciudad de México. La intención es poner de manifiesto que aún están ahí, dispuestos a la batalla pero también hacer un llamado para la organización de los cerca de 7 millones de trabajadores del campo que sobreviven en pésimas condiciones.
Izquierda Revolucionaria se une a ésta lucha, al paso adelante que sería lograr una organización verdadera para todo el sector; toda la solidaridad está con los compañeros. En México se libran diferentes batallas contra la política criminal y entreguista del gobierno y la protección legal que dan a los empresarios, contra la corrupción y contra la miseria generalizada en el país.
Enhorabuena, creemos firmemente que esta lucha junto a las de la CNTE, los trabajadores de la salud, los estudiantes y los pueblos que defienden su tierra hermanadas con las que se dan al otro lado de la frontera son lo que se necesita en el camino para derrocar al gobierno y cambiar este sistema de hambre y explotación.

 

Izquierda Revolucionaria (IR): A dos años de iniciada sus lucha ¿Cuáles son las condiciones de vida y laborales de los jornaleros del Valle de San Quintín?
Jornalero: Las condiciones de los compañeros […] siguen casi igual. No se respetan sus derechos mínimos establecidos en la Ley Federal del Trabajo, no se les dan las prestaciones, no tienen vacaciones, no tienen seguro social -aquí en el Valle de San Quintín hay aproximadamente 150 y tantos ranchos y solamente dos son los que otorgan seguro social-, las horas de trabajo son de las 6 de la mañana a las 5 o 6 de la tarde -todo depende de la temporada, a veces más tarde o desde que amanece hasta que obscurece-, no se pagan las horas extras, en general esas son las condiciones laborales.
Lo que se vive en las colonias: no tienen drenaje, no hay agua potable […] estamos padeciendo un problema muy serio del agua aquí en el Valle de San Quintín, en las colonias a veces solamente nos mandan agua dos días cada quince días o un día por semana o a veces un día cada quince días, nos mandan agua para bañarse, para lavar, para uso [...] Esas son las condiciones generales.


IR: En estos dos ranchos que otorgan prestaciones ¿cuántos jornaleros laboran ahí?
Jornalero: No todas las prestaciones, lo único que otorgan es el seguro social pero no respetan las prestaciones correspondientes, no dan las primas vacacionales, no dan vacaciones […] Uno cuenta con alrededor de 1500 trabajadores y el otro, estamos hablando de 6 mil trabajadores.


IR: ¿Y el beneficio del seguro social se ganó después de la lucha que emprendieron?
Jornalero: Sí se ganó después de la lucha, antes de la lucha ni un rancho daba seguro permanente, ningún trabajador cotizaba. Es un logro muy pequeño para ganar lo de 6 mil, nosotros más o menos calculamos cerca de 80 mil jornaleros, entonces pues si es algo muy pequeño.


IR: ¿Quiénes integran esta caravana y cuáles son sus demandas?
Jornalero: Nosotros evidenciamos en 2015 las condiciones laborales y humanas en que viven los jornaleros del Valle de San Quintín, después de [este] movimiento, nosotros hemos recorrido varios estados donde nos hemos dado cuenta que son peores las condiciones […] La mayoría de nuestros hermanos y hermanas jornaleros y jornaleras en su vida han recibido vacaciones, tampoco tienen seguridad social, no se respetan sus mínimos derechos laborales establecidos en la Ley Federal del Trabajo, no tienen prestaciones, no se les paga las horas extras.
Son peores las condiciones en otros estados, por eso la importancia de esta caravana […] para que esas voces también seas escuchadas, para que también sean evidenciadas las condiciones en la que ellos trabajan y viven.
Y aparte también, con esta lucha, uno de los logros más importantes del 2015 fue la conformación de un primer sindicato independiente, democrático y propio de los jornaleros, entonces nuestro objetivo es formar más secciones en todo el país. Al momento de conformar el sindicato no solamente, -si bien los que dieron la batalla fueron los de San Quintín- pero pensamos en todos los jornaleros, cerca de 7 millones de jornaleros que hay en el país y por eso la importancia de la caravana.
Las demandas son las mismas que traíamos desde 2014-2015: Un salario justo, que se respeten las prestaciones, no más acoso a las compañeras en los surcos, seguimos exigiendo seguro social para todos los trabajadores. Estas son las demandas que nosotros llevamos y que tenemos aquí en el Valle de San Quintín más las que se vayan a sumar de los otros jornaleros. Por eso la importancia de las mesas de trabajo y ahí vamos a armar un nuevo pliego petitorio, unas nuevas demandas donde se puedan incluir problemáticas de los jornaleros, ya no nada más del Valle de San Quintín sino de todo el país.
La mayoría de los que estamos aquí venimos de los estados del sur: Oaxaca, Guerrero, Chiapas, Veracruz, de los estados más marginados y olvidados, donde no hay trabajo y casi la mayoría estamos aquí. Traemos esa forma de organizar de allá


IR: ¿Cómo organizan la lucha?
Jornalero: Se organizan en asambleas, cada colonia forma sus comités que son la máxima autoridad en una colonia. Cuando se ve esta necesidad es cuando se va conformando la Alianza de Organizaciones y se empieza a ver las necesidades que hay, primeramente en las colonias y ya de ahí viene el tema laboral.
Y ahora con los otros compañeros de otros estados estamos viendo que son las mismas condiciones. De los estados que hemos recorrido, que son aproximadamente 6 o 7, los compañeros nos dicen “pues si San Quintín pudo organizarse entonces nosotros también queremos hacer esto… nosotros también queremos pertenecer a un sindicato, también queremos que se respeten nuestros derechos”.


IR: Muchos de los productos que ustedes cultivan son exportados a EU, en este sentido ¿cuál es su opinión y perspectiva del gobierno de Trump y su posible rompimiento con el Tratado de Libre Comercio (TLC)?
Jornalero: Para empezar, aquí exclusivamente en Baja California, el 90% de los productos que se cosechan son exportados a Estados Unidos. Y pues lo del TLC, nosotros ya hemos estado tocando ese tema y hemos visto que a partir de ese tratado, al menos aquí en la frontera, sí beneficia un poco. Pero a final de cuentas las transnacionales son las que vienen a sembrar aquí y son los mismos los que se llevan la mercancía de pura y mera calidad y vienen aquí porque está la mano de obra barata y pues no se respetan los derechos de los trabajadores. Siempre hemos dicho que el tratado ha beneficiado a unos cuantos pero no le ha dado la oportunidad de crecer a nuestros campesinos en el país, a los pequeños agricultores o medianos agricultores, sino siempre a los grandes solamente.
Nosotros nos hemos puesto a organizar con diferentes organizaciones (sic), hemos invitado expertos para que participen y nos den su opinión sobre todo lo que es el tratado y hemos llegado a la conclusión de que en realidad no ha beneficiado a muchos trabajadores sino a unos cuantos empresarios que son los que siempre invierten.


IR: ¿Cuál es tu perspectiva para la lucha en México?
Jornalero: Nosotros siempre hemos invitado a la unidad nacional, de hecho tenemos relación con diferentes organizaciones que están dando diferentes batallas, por ejemplo: la CNTE, los padres de los 43, la lucha de Juárez con los maquiladores en su momento y otras luchas. Estos últimos meses ha salido todo México con lo del gasolinazo […] pero yo creo que esto lo ha provocado el gobierno por los malos manejos que tiene, por buscar sus propios intereses, por no trabajar para el pueblo sino para unos cuantos y esto es lo que ha provocado eso.
La sociedad también no hemos logrado conformar esa unidad, buscamos el mismo objetivo, todos estamos buscando la justicia social, la justicia laboral, estamos buscando que en nuestro país haya equidad pero nosotros mismo no hemos podido como organizaciones, como frentes de diferentes luchas conformar este frente único donde realmente le podamos dar esa batalla al gobierno, siempre hemos estado aislados. Hay muchas luchas en el país pero no hemos logrado concretar esto. Yo pienso que mientras no logremos conquistar realmente esa unidad con todas las organizaciones pues el gobierno va a seguir haciendo de las suyas.
Otra de las cosas que hemos visto, […] han salido muchos ciudadanos a las calles pero no hemos visto rumbo. Están reaccionando a algo que les está afectando pero también creemos que es momentáneo. Lo del gasolinazo ya se trabó porque no hay esa estructura, no hay esa organización, realmente no hay alguien que encabece, que diga esto es lo que vamos a hacer, vamos a trazar el camino y si no logramos esto no nos vamos a rendir pero yo creo que la ciudadanía está harta del gobierno, está harta de todo lo que pasa pero no estamos preparados para esto, solo estamos reaccionando a las acciones del gobierno.
Pero seguimos trabajando por la unidad, yo creo que el día que se logre esa unidad donde podamos formar ese frente donde puedan estar todos los campesinos, las amas de casa, los jornaleros, maestros, los estudiantes, todo aquel en general que es explotado por el gobierno, que es saqueado por el gobierno y que sufre todo lo que está pasando en nuestro país, yo creo que ese día que logremos concretar eso, que logremos formar eso, ese día vamos a lograr un México diferente que queremos, ese México donde haya más justicia. Realmente los políticos cuando vayan por un puesto no sea para hacerse ricos sino para trabajar por el pueblo pero depende de nosotros.
Hay otros sectores que también se quieren unir, que quieren levantar su voz y muchos hasta nos han propuesto que no sea una caravana nacional de jornaleros sino que sea una caravana nacional en general de toda la clase trabajadora, pero estamos trabajando en eso todavía.

“simplemente fírmale si quieres trabajar” y sino los obligan a afiliarse a sindicatos de protección patronal, sindicatos charros, CTM, CROM, CROC, con la condición de que si no te afilias a este sindicato no tienes trabajo ni empresa, de ahí nos agarran. Son muchas condiciones realmente que da mucho coraje y eso es lo que nos motiva a seguir adelante.
Yo soy un jornalero activo, yo sigo en los campos, ya me han corrido como de 20 ranchos… bueno no me corren lo que pasa es que tengo mucho trabajo, entonces ya me tienen bien ubicado y ya saben quién soy, saben quiénes somos. Trabajamos aquí con los trabajadores entonces lo que hacen, por ejemplo cuando les conviene sí aplican la ley y, según ellos, la respetan. Por ejemplo, cuando empezamos a faltar mucho por cuestiones de trabajo, que tenemos que movernos pa´lla y pa´ca entonces dicen “tú abandonas tu trabajo y yo quiero un trabajador de tiempo completo que pueda estar todos los días”. Ya nos tienen bien boletinados a los que andamos en la lucha, no es fácil en realidad. Buscan diferentes maneras de afectarnos, sobre todo económicamente, ya no nos dan trabajo, nos quieren retener en los diferentes ranchos y con eso quieren que nos rindamos pero no. Estamos convencidos que nosotros no somos nada el día de hoy, nuestro hijos el día de mañana van a vivir en estas misma condiciones o peores entonces eso es lo que me motiva a seguir adelante. Mucha gente a veces nos pregunta y hasta cuándo se van a rendir, hasta cuándo van a parar. Mucha gente se preocupa y nos dice, están arreglando sus vidas, están haciendo esto porque no es cualquier cosa.
Estamos convencidos de que ya no podemos seguir permitiendo que se sigan pasando estas violaciones de derechos humanos y laborales de los trabajadores, entonces sigamos adelante.