“Necesitamos organizar huelgas, protestas y huelgas estudiantiles para callar a Trump el 1° de Mayo. Esta fecha será un punto de inflexión en la lucha de los migrantes por sus derechos, y en general para el movimiento anti Trump.”


ENTREVISTA A BRYAN KOULOURIS 
ORGANIZADOR NACIONAL DE SOCIALIST ALTERNATIVE (EEUU)

IR: ¿Cúal es la situación del movimiento contra Trump? ¿Cuáles serán sus siguientes pasos?


BK: Incluso antes de que Trump tomará posesión del cargo, decenas de miles salieron a las calles contra los planes de este racista billonario. El día después de que jurará como presidente, millones salieron a las calles encabezados por las mujeres, por miles de mujeres jóvenes. Probablemente se trató de la mayor protesta en la historia de los EEUU.


El movimiento ya ha conseguido derrotar a Trump en una serie de cuestiones. Miles de personas ocuparon los aeropuertos ante la prohibición que este impulsó para no dar asilo a inmigrantes procedentes de varios países musulmanes. Los congresistas y senadores republicanos que planeaban votar sobre el plan sanitario de Trump, que acaba con el Obamacare, fueron presionados mediante protestas en sus distritos, viéndose obligados en muchos casos a cancelar sus apariciones públicas. Esto ha sido decisivo de cara a que el plan de Trump fuera tumbado.
Trump realizó una campaña populista de derechas, y sus ataques están dirigidos contra migrantes, mujeres, sindicatos y trabajadores. Tras la derrota de su propuesta de una nueva ley sanitaria, están planteando él y gran parte de los republicanos su disposición a trabajar con los demócratas. Esta situación, junto al hecho de haber obtenido ciertas victorias, supone que ciertos sectores del movimiento sientan por ahora que han parado en parte a Trump, pero debemos continuar la lucha. Trump sigue preparando sus planes reaccionarios contra los migrantes con la amenaza de las deportaciones y de la construcción del muro. Necesitamos organizar huelgas, protestas y huelgas estudiantiles para callar a Trump el 1° de Mayo. Esta fecha será un punto de inflexión en la lucha de los migrantes por sus derechos, y en general para el movimiento anti Trump.


IR: Socialist Alternative tiene una concejala socialista en el Ayuntamiento de Seattle, ¿cómo estáis luchando por los derechos del 99%, de la mayoría de la población?


BK: Desde la elección de Kshama Sawant en Seattle con más de 90.000 votos en 2013, Socialist Alternative ha estado a la cabeza de la lucha obteniendo la primera victoria de la campaña por un salario mínimo de 15 dólares la hora, que se ha conseguido tanto en la ciudad como en el Estado. Ahora este movimiento se ha extendido, obteniendo nuevas victorias en otras partes del país. Lo hemos conseguido movilizando a las y los trabajadores desde abajo. También hemos obtenido importantes victorias en el ámbito de la vivienda. Esto es importante porque la clase trabajadora ha sido progresivamente expulsada de las grandes ciudades por el constante aumento del precio de la vivienda. Todas estas victorias consiguieron que Kshama fuera reelegida en 2015, y de nuevo abiertamente como una concejala socialista.


En el movimiento contra Trump, Kshama y Socialist Alternative dirigieron la lucha contra la legislación antimusulmana de Trump, consiguiendo en Seattle el cierre completo del aeropuerto durante horas. Y a lo largo del país nuestra organización ha sido clave como impulsora de las protestas contra Trump inmediatamente después de haber resultado elegido, e impulsando una huelga estudiantil, a través de Socialist Students, el propio día en que juraba Trump su cargo como nuevo presidente. En este momento estamos haciendo una campaña para conseguir movilizaciones masivas y huelgas el próximo 1° de Mayo, y hemos logrado ya resoluciones en favor de una huelga general para dicho día de diversos sindicatos.


IR: Existe un interés creciente interés por el socialismo entre la juventud, ¿cómo explicas este cambio?


BK: Nos prometieron el “sueño americano” bajo el capitalismo siempre que trabajáramos duro. Sin embargo, los graduados universitarios tienen una deuda por encima del trillón de dólares, los salarios se han estancado mientras los costes de la vida siguen aumentando. La gente joven hoy será la primera generación en décadas que viva peor que sus padres. Las expectativas de vida no están cumpliendo con lo que prometía la propaganda capitalista.


En 2010, la derecha comenzó a atacar con furia el “socialismo”, impulsando a que muchos jóvenes buscarán esta palabra en Google por encima de cualquier otro concepto. Cada vez más la gente comenzó a darse cuenta que el racismo y el machismo en la sociedad norteamericana tenía sus raíces en el propio sistema. Las guerras, los políticos, la “clase multimillonaria” o el “1%” son profundamente impopulares. Tanto el movimiento “Ocupa Wall Street” como el movimiento de Bernie Sanders el año pasado dió lugar a una amplia discusión entre millones de personas sobre las profundas desigualdades bajo el capitalismo en EEUU. A pesar de existir una concepción confusa respecto al “socialismo”, encuesta tras encuesta la juventud se pronuncia a favor del socialismo frente al capitalismo. Y ahora, especialmente tras la elección de Trump, miles de jóvenes están suscribiéndose a periódicos y revistas socialistas, y uniéndose a organizaciones abiertamente socialistas. Nosotros también estamos creciendo rápidamente, al tiempo que luchamos contra Trump y contra el sistema que le ha generado.