Lo que a principios de año surgió como el Movimiento Civil de Resistencia, en contra del gasolinazo, ahora ha tomado fuerza y ha aglutinado a varios sectores de Baja California en contra de los ataques, que tanto el gobierno estatal como el federal, han implementado en contra de la clase trabajadora y los jóvenes de este estado fronterizo.

Mexicali Resiste, nombre que ha adoptado dicho movimiento, se ha convertido en referente de lucha a nivel nacional. La fuerza que ha adquirido a nivel local se ve reflejada en la integración de nuevo sectores a la lucha, esto gracias a que han sabido cómo salirse del límite de la lucha en la ciudad. Han pasado de la lucha defensiva económica a la de la lucha solidaria y de apoyo a favor de todos los sectores y movimientos organizados que están surgiendo en el estado con todo un marasmo de demandas: jornaleros de San Quintín, contra las reformas estructurales, reducción de impuestos, renuncias del gobernador Francisco “Kiko” Vega y de Enrique Peña Nieto, y en contra de la privatización del agua y la defensa de los recursos naturales. Es esta última lucha la que ha movilizado recientemente a los pobladores de Mexicali.

“Ni por cerveza cambiamos nuestra agua”

La construcción de una planta productora de cerveza, perteneciente a Constellation Brands, la tercera mayor cervecera de Estados Unidos y que recién adquirió a Grupo Modelo, ha sido la gota que ha derramado el vaso en la ya intestina lucha cachanilla.

La construcción de dicha planta, en el ejido el Choropo, ha sido anunciada con bombo y platillo por la inversión privada y el gobierno estatal, argumentando que creará 4 mil empleos durante su construcción y 750 de manera directa al inicio de operaciones, empleos por cierto, mal pagados. Sin embargo, lo que no se dice, son los efectos negativos que traerá al medio ambiente y a la población.

Para la operación de la fábrica se necesitan alrededor de 7 mil millones de metros cúbicos de agua, la cual y como plan inicial, se suministraría a través de un proyecto estatal por medio de un acueducto, pero ahora, la intención es que la empresa utilice el suministro de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Mexicali. El plan a futuro es que la propia empresa pueda hacerse del permiso de la explotación de pozos y que de estos provenga la mayor cantidad de líquido para la producción de cerveza.

En los hechos lo que significa es la disminución del consumo de agua para las personas ya que, Constellation Brands al hacer uso de la red hidráulica, provocará una saturación en el servicio de agua potable que conllevará a una escases en el servicio.

Por otro lado y referente al medio ambiente, lo que se proyecta es una sobreexplotación de los mantos acuíferos que causará serios desastres naturales debido al contexto ambiental y geohidrológico de la zona. El acuífero del Valle de Mexicali, uno de los distritos de riego más importantes del país, presenta serios problemas de sobreexplotación. En la entidad, el agua es considerada como recurso no renovable debido a la escaza precipitación pluvial y la lenta renovación de las fuentes de agua subterráneas, por tanto, todo el territorio se considera como zona de veda a la extracción.

Con esta acción ha quedado demostrada, abierta y vilmente, la hipocresía de la clase política estatal, así como el servilismo que los tiene atados a los privilegios e intereses de la burguesía extranjera. Recordemos que el pasado 18 de enero, gracias a una respuesta masiva y contundente, demostrada a través de paros y toma de plazas, se logró echar abajo la Ley del Agua, que tenía como objetivo principal la privatización del líquido así como el aumento a las tarifas de consumo de ésta.

Mexicali Resiste, al grito de “Ni por cerveza cambiamos nuestra agua”, ha movilizado a miles de personas en el campo y la ciudad para manifestarse en contra de la construcción de la planta de Constellation Brands. Han convocado a acciones masivas de resistencia y bloqueos en carreteras para evitar el paso de los gigantescos tanques que contendrán los miles de litros de agua.

Mexicali Resiste ha dado pasos gigantescos en su lucha: la eliminación del fuero a diputados y senadores, la abrogación de la Ley del Agua y la lucha constante en defensa de los recursos naturales son claro ejemplo de la importancia de la organización y la consecuente movilización con objetivos claros.

Hacemos un llamado a luchar nos sólo en contra de Constellation Brands y por la defensa del agua en tierras cachanillas, sino a aglutinar a todos los movimientos en defensa del territorio, del agua y de los recursos naturales  a nivel nacional para fortalecer y ampliar la lucha y la organización en contra de las empresas transnacionales, de las mineras y en contra de las hidroeléctricas impulsadas por el gobierno de Peña Nieto. Desde las comunidades del sur, en Chiapas, explotadas por Coca Cola; las del centro del país en Puebla, Morelos y la CDMX en contra de la minería al aire libre y las grandes inmobiliarias y hasta el norte del país, en contra de las empresas del imperialismo rapaz, levantemos el grito al unísono de: ¡El agua es vida y la vida se defiende!

¡Constellation go home!