A lo largo de la historia la prostitución ha sido la cara más cruda de la explotación para las mujeres pobres, excluidas del campo laboral. Hacer uso del dinero para rentar una mujer es algo normal, es decir, es una actividad aceptada, sin embargo las mujeres que ejercen este oficio son señaladas y están en riesgo constante.

El ejercicio de la prostitución promueve la satisfacción sexual del hombre a costa del cuerpo de una mujer, el hombre paga para someter a una mujer y sentir alivio de sus necesidades sexuales.

Tráfico de mujeres con el fin de explotación sexual:

· 93% de las víctimas de trata de personas son mujeres.

· 26% son menores de edad.

· Alrededor de 45.4% de las víctimas son captadas por una persona conocida, 49.1% por desconocidos.

· En México existen 47 grupos de delincuencia organizada involucrados en la trata de personas según la PGR.

Actualmente México ocupa el primer lugar a nivel mundial de mujeres desaparecidas que son sometidas como esclavas sexuales y se sabe que este negocio tiene cada vez más demanda, de hecho actualmente es el segundo negocio más rentable en nuestro país después del narcotráfico. En el barrio de La Merced, un barrio que cuenta con tan sólo 54 manzanas se calcula que trabajan más de 1,500 prostitutas, aunque muchas de ellas trabajan por su cuenta, fueron en su pasado esclavas sexuales, incluso una gran mayoría fueron explotadas desde su infancia y por circunstancias particulares lograron huir de los proxenetas que les tenían amenazadas, sin embargo, para estas niñas y mujeres es casi imposible reconstruir sus vidas lejos del sometimiento de sus cuerpos.

La trata de mujeres y la esclavitud sexual en algunos sectores ha llegado a tal límite que se considera una situación normal, por lo que las mujeres son explotadas libremente como es el caso del Estado de Tlaxcala dónde la violencia y esclavitud sexual de la mujer se ha normalizado, es decir la población lo considera como una actividad más de la vida cotidiana, al grado que familias enteras se dedican a este negocio, además se han vinculado policías y funcionarios en este delito, situación que impide se detenga el comercio de

Mujeres y se haga justicia por las víctimas. Para darnos una idea, en más de dos años hubo 200 denuncias en este estado, pero sólo el 6.5% alcanzaron sentencia.

Legalización de la prostitución

Algo que no podemos dejar de lado es la idea de legalizar la prostitución, esta idea ha sido defendida a capa y espada por algunos grupos feministas, considerando que las mujeres podrían hacer uso de su cuerpo como le parezca mejor y recibir ganancias íntegras de la renta de su cuerpo, podrían trabajar el tiempo que puedan y no largas jornadas, además de que podrían decidir para quien trabajar y para quien no, asimismo tendrán más probabilidad de acercamiento al sector salud.

No es necesario esperar a que se legalice en México, para saber qué pasaría, actualmente es legal en países del primer mundo como Alemania, Austria, Grecia, Holanda y Hungría.

En los países donde se ha reglamentado y legitimado el comercio sexual, se abrieron puertas a los proxenetas para pasar a la legalidad como empresarios sexuales.

El tráfico de mujeres es un tema que se pretendía erradicar, sin embargo no ha sido así, en Holanda por ejemplo la variedad de cuerpos fue promovida a tal grado que las trabajadoras sexuales extranjeras tienen cuotas distintas, al reconocerse este negocio como una actividad económica del país, se autoriza que mujeres de otros países puedan llegar a Holanda para prostituirse y, por supuesto, quienes ya se dedicaban al tráfico de mujeres están aprovechando este tipo de legalidades y el tráfico de mujeres aumentó.

El Alemania se legalizó en el año 2002, desde entonces el negocio ha ido en ascenso, las condiciones de empleo de las prostitutas no han mejorado, desde sus condiciones sanitarias, hasta los sueldos que reciben son crueles, además muchas de ellas viven en la misma habitación donde trabajan, para ello deben cubrir una renta al proxeneta, además el tráfico de mujeres no se redujo, más del 70% son extranjeras, y una buena parte son mujeres con procedencia de América Latina. Ahora el mismo gobierno ha aceptado que no se lograron los objetivos de este proyecto en tanto, al tema social que justamente era salvaguardar y proteger a las mujeres que se dedican a este oficio (aunque claro que los objetivos de enriquecer a los empresarios de burdeles se lograron e incluso se superaron exitosamente).

En algunos burdeles de Alemania venden a las mujeres “a granel”, dando ofertas ridículas por usarlas, aun siendo legal este negocio se han dado casos relacionados con problemas legales por mantener a mujeres extranjeras retenidas para el comercio sexual. Las tarifas por rentar una mujer son cada vez más bajas.

Aunque actualmente el gobierno está trabajando para mejorar las condiciones de vida y trabajo de prostitutas modificando este tipo de leyes, se cree que esto no servirá de mucho, ya que sólo orillará nuevamente a la ilegalidad, para que los patrones (proxenetas) no tengan que cumplir con las prestaciones establecidas en la ley.

Volviendo al tema del tráfico de blancas, en cada país dónde se legalizó, los resultado son muy similares, es necesario mencionar que la prostitución condena sobre todo a mujeres pobres, tomando en cuenta eso, es casi imposible para una mujer sin recursos salir de su país por su propio pie y con sus propios recursos, llegar a un burdel de lujo y rentar su cuerpo tranquilamente, para eso se necesita un contacto, alguien que les abra las puertas. En este sentido es evidente que las mujeres no viajan solas, son traficadas y vendidas.

Después de las leyes regulatorias, la industria del sexo no disminuyó, sino que creció exponencialmente, atrayendo no sólo a los hombres del país propio, sino al turismo masculino que siente una obligación social de asistir a los burdeles, de manera social siguen reflejando el panorama más repulsivo del patriarcado, ahora los hombres no sólo van y alquilan a alguien, además exigen que no sean mujeres “demasiado usadas”, exigen estándares de belleza adecuados a su gusto. Por otro lado, la prostitución infantil no se erradicó (en algunos casos, como en el caso de Victoria en Australia, aumentó).

Por otro lado las mujeres que no quieren ser controladas y explotadas por un proxeneta, es decir por un empresario del sexo, trabajan desde la ilegalidad, convirtiéndolas en las más vulnerables, ya que cómo en la mayoría de países la ley acusa y castiga sólo a la sexoservidora, los compradores están excluidos de cualquier cargo, irónicamente en Suecia, país dónde se juzga a los compradores y no a las prostitutas, el número de clientes disminuyó considerablemente del 13,6% a menos del 8% de la población.

Es muy cierto que existen mujeres que luchan por la legalidad de la prostitución a consecuencia de que día con día están en riesgo de ser agredidas sin algún tipo de defensa política ni social, intentan protegerse a ellas mismas. Estas mujeres que luchan por salvaguardad su integridad y su vida serán apoyadas por libres y combativas, no las vamos a juzgar como ya lo hace la sociedad y no apoyarlas sería apoyar la impunidad de aquellos que las buscan con la intención de agredirlas y en el peor de los casos cometer feminicidio, no queremos más mujeres víctimas de feminicidios, somos conscientes de que las prostitutas no sólo son un blanco fácil, sino que además viven la impunidad más que nadie, lo más importante en nuestra sociedad actual es protegerlas.

Sin embargo reconocemos que independientemente de la legalidad, la prostitución viene de la mano con lo que llamamos violencia machista aun siendo una cuestión voluntaria, la legalidad no resuelve los problemas relacionados con este oficio y contra la opresión en general, al contrario los agrava.

 

*Organización y lucha contra el acoso sexual. Castigo real a los responsables de todas las formas de violencia: violaciones, maltratos físicos y psicológicos, asesinatos y desapariciones de mujeres. Justicia a todos los casos de feminicidios, ¡Nos queremos vivas!

*Las mujeres no somos objetos. Detener la comercialización del cuerpo

*¡Fin de todos los negocios multimillonarios que trafican con nuestro cuerpo!

*Contra la prostitución, el tráfico de mujeres y los vientres de alquiler. ¡Nuestro cuerpo no está a la venta!

*Educación y disfrute pleno de nuestra sexualidad