El día 30 de abril del presente año, las Mujeres Organizadas de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (MOFCPyS) de la UNAM levantaron la toma que se llevaba a cabo desde hace tres meses en apoyo a la toma separatista de la Facultad de Filosofía y Letras de la misma universidad.

Apenas se comunicó a la comunidad estudiantil que las instalaciones habían sido devueltas, diversas compañeras comenzaron a levantar la voz y hacer denuncias de la violencia ejercida por parte de MOFCPyS, pero tomó más relevancia e indignación la realizada por una compañera que expuso el hostigamiento, agresiones y amenazas realizadas hacia ella y su novia trans. Incluso, las compañeras relatan, que desde un principio han apoyado las acciones y sus exigencias del movimiento feminista, pero que se mostraban en contra de que se les excluyera de los espacios de organización o se les insultase por pertenecer a la comunidad trans.

Desde Libres y Combativas queremos mostrar total solidaridad con las compañeras que han hecho estas denuncias y nos mostramos totalmente en contra de las agresiones que han sufrido. Este tipo de ataques no los podemos tolerar dentro de nuestros centros de estudio y vida cotidiana y mucho menos dentro del movimiento feminista combativo. Las acciones y discursos usados contra las compañeras trans por parte de estas organizaciones feministas transfóbicas no son más que los mismos argumentos usados por la derecha y ultraderecha conservadora contra la comunidad trans, que no sólo ha sido discriminada y asesinada, sino que sigue sufriendo lo peor de este sistema como la falta de educación, empleo o salud.

El colectivo trans es uno de los más golpeados por este sistema sexista, patriarcal y capitalista. Los y las adolescentes trans piensan en suicidarse constantemente y más de la mitad lo intenta. Pero eso no es todo, el número de agresiones es alarmante, por ejemplo, según información del Observatorio de Personas Trans Asesinadas, México se coloca como el segundo país con más asesinatos de mujeres trans en el mundo con 257 de 2008 al 2015 (sólo después de Brasil con 868 casos), el promedio de vida es de 35 años y además siguen siendo considerados enfermos mentales por muchos sectores reaccionarios y atrasados e incluso por la propia OMS que no respeta ni reconoce su identidad, tan sólo en 2019 cambio el término de “transexual” por “incongruencia de género” (¡).  

La violencia que se ejerce hacia los colectivos LGTTTBI+ nace del sistema capitalista y heteropatriarcal en el que vivimos. Por un lado, sufrimos todos los recortes y la explotación que sufre la clase trabajadora y por otro sufrimos la ideología reaccionaria de la derecha y la Iglesia porque no cumplimos los roles de género que esta sociedad tiene reservados para nosotras y nosotros. Y ahora no sólo eso, sino que tenemos que enfrentarnos con sectores reaccionarios del feminismo transfóbico que alienta los discursos de la derecha dentro de la universidad que dice defender a las mujeres. Este feminismo de derecha, separatista y transfóbico no debe tener cabida en nuestra lucha. De la misma forma que hemos combatido la ideología reaccionaria de la derecha y las autoridades también lo haremos contra estos argumentos y acciones no nos representan.

Queremos dejar en claro que las compañeras trans son mujeres y tiene un lugar y un espacio en esta que es su lucha. Quererlas sacar del movimiento feminista e incluso dudar de que sean mujeres cuestionando esto contantemente es una agresión grave a nuestras compañeras.

Desde Izquierda Revolucionaria, el Sindicato de Estudiantes y Libres y Combativas, mostramos nuestro apoyo total a la comunidad trans, y reivindicamos el carácter combativo de este movimiento. La lucha de la comunidad LGTBI+ se siente hermana de todas las movilizaciones que han hecho posible conseguir muchos derechos. Han formado parte de esta rebelión y son parte de la lucha de la clase trabajadora contra la explotación y la opresión de este sistema y sabemos que sólo en las calles, levantando un fuerte movimiento revolucionario, podremos conseguir todas nuestras reivindicaciones.

Rechazamos la homofobia, las transfobia, los sectarismos y todas las políticas e ideologías que la fomentan y amparan, y abogamos por la liberación de todos los sectores oprimidos de la sociedad. No es la identidad de género lo que nos diferencia, la sociedad está dividida, claro que sí, pero en líneas de clase, en opresores y oprimidos. Nuestra emancipación sólo puede llevarse a cabo con la unión consciente y organizada en la lucha contra el sistema capitalista.

Gracias a la lucha hemos arrancado muchas conquistas para la comunidad LGTTTBI+ igual que en el terreno laboral, estudiantil y feminista, pero aún queda mucha batalla por dar y vamos a seguir luchando contra la discriminación, el racismo y la LGTBIfobia en las aulas y en donde sea necesario.

Creemos y defendemos que la única alternativa de lucha es aquella que de manera organizada integra a todos los sectores combativos a la batalla bajo un programa de clase y revolucionario. Por eso dentro de nuestro movimiento no todo mundo tiene cabida, pues claramente rechazamos a la derecha, a las autoridades y su ideología, así como a los identificados como provocadores y agresores (sean hombres o mujeres).

Reivindicamos un movimiento LGTTBI+ de combate y anticapitalista, cuyo objetivo es construir una nueva sociedad, una sociedad socialista, en la que todos y todas podamos vivir en genuina libertad.

¡Basta agresiones transfóbicas!

¡Las oprimidas en pie de lucha contra el patriarcado y el capital!

¡Queremos ser lo que somos!

¡Fuera el machismo de nuestras escuelas!


banner libres y combativas

banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos