Referéndum histórico de los trabajadores de Bachilleres

Los trabajadores de base del Colegio de Bachilleres sin importar si eran sindicalizados o no sindicalizados, o en que corriente militaban, se unieron hombro con hombro para evitar que nuestra huelga fuese declarada inexistente, asestando una dolorosa derrota a los administradores del Colegio, que confiaban en que sus amenazas de despido o detención del pago a los trabajadores no sindicalizados, los obligaría a votar en contra de la huelga. Sin embargo con todo y amenazas los resultados fueron demoledores, el 95% votó a favor de la huelga. Como si este triunfo no fuera suficiente, en el paroxismo del júbilo nos enteramos que esa misma noche Teyssier en la lona, logró arrastrarse hasta la junta de conciliación y arbitraje y pedir que se suspendiera el recuento a SOLO UN DÍA DE HABER EMPEZADO.

No se necesita una preclara inteligencia para saber que lo lógico era gritar nuestro triunfo a los 4 vientos, que debíamos utilizar ese triunfo sin parangón para revertir la campaña de mentiras e injurias de Teyssier. Sin embargo, azorados vimos como el CE dejó pasar 4 preciosos días sin convocar a una rueda de prensa ni tampoco al CGH, que debió de reunirse urgentemente para hacer un balance del triunfo, armar una estrategia ante la nueva situación y sacar un plan de acción, para llegar con más fuerza el viernes 7 de octubre a la mesa de negociación. A ciencia cierta no sabemos que hizo el CE durante esos 4 días.

El inexplicable silencio del CE envalentonó a Teyssier que se presentó a la reunión del 7 de octubre con las manos vacías, sólo para decir que su oferta era la misma desde el 15 de septiembre y que si queríamos pidiéramos su renuncia. La pregunta obligada es ¿Porqué el CE fue incapaz de capitalizar políticamente la derrota de Teyssier? Y en vez de eso le dio respiración de boca a boca.

¿Ahora qué sigue?

El recuento fue la cuarta ocasión que los trabajadores plantearon su disposición a una lucha frontal contra los abusos de los administradores del CB. Hasta ahora el movimiento ha demostrado gran capacidad de organización y resistencia, sin embargo el tiempo pasa y el desgaste también hace mella. Por lo mismo es necesario que hagamos un alto para hacer un análisis del movimiento, tracemos perspectivas y saquemos acciones contundentes para obligar al cumplimiento de nuestras demandas. De otra forma estaremos condenando a nuestro movimiento a la bancarrota.

La lucha de los trabajadores del Colegio de Bachilleres no está aislada del resto de nuestros compañeros trabajadores a nivel nacional e internacional y por ello nuestro análisis no puede dejar fuera la situación política actual. La capacidad de triunfo de nuestro sindicato no sólo depende del tamaño e influencia del mismo, existen otros factores relevantes en esta lucha de clases: la debilidad del régimen, la situación preelectoral, la crisis económica, la combatividad de los trabajadores y la decisión o falta de ésta de la dirección del SINTCB para alcanzar el triunfo.

Un gobierno débil

A pesar del apoyo empresarial con el que Fox llegó al poder, hasta ahora se ha topado con pared, pues ni una sola de las reformas estructurales -la privatización de los energéticos y seguridad social y la contrarreforma a la LFT- se ha cumplido. En cambió el gobierno foxista ha tenido que enfrentar movilizaciones como la de los campesinos de Atenco, primeros en enfrentar y vencer no sólo al estado foxista, sino a compañías transnacionales que se aprestaban a arrebatarles sus tierras para construir el aeropuerto. Un ejemplo más reciente es la lucha de los obreros de SICARTSA quienes con una huelga de mes y medio lograron arrebatarle a la patronal un aumento de 42%, (8% al salario y 34% a prestaciones), haciendo añicos el tope salarial de 4.5%. Evidentemente su lucha no fue fácil, sin embargo al igual que en Atenco, lo que les permitió vencer fue la confianza en su fuerza, LA DECISIÓN TANTO DE LA BASE COMO DE SU DIRIGENCIA DE LOGRAR SUS DEMANDAS y LA VINCULACIÓN DE SU MOVIMIENTO A OTROS SECTORES, tanto de trabajadores y estudiantes que les brindaron apoyo económico y en movilizaciones.

Las elecciones presidenciales

La debilidad del gobierno panista salta a la vista en el terreno electoral. El PAN, ha sido derrotado en 19 de los últimos 23 comicios en que ha participado, (El Universal, 060805). El PAN demostró en muy poco tiempo su verdadera naturaleza propatronal, además del despilfarro, frivolidad, corrupción, fortalecimiento del narcotráfico, nepotismo, ineptitud y la más crasa ignorancia de la historia de México y la cultura en general.

En este contexto preelectoral al gobierno foxista no le conviene tener movilizaciones de los trabajadores y mucho menos huelgas. Esto explica que, gracias a la presión de los trabajadores que han salido a las calles a manifestar su repudio contra el Régimen de Jubilaciones y Pensiones del IMSS, le hayan cortado la cabeza a Levy, de cara a su emplazamiento del próximo 15 de Octubre. A esto se suman los paros escalonados de los Colegios de Bachilleres a nivel nacional y de los CECyTS. El primer paro por 24 hrs. se llevó acabo con éxito, si no se libera el dinero para la nivelación salarial, seguirá el de 48, 72 y el paro indefinido. Además contamos con el apoyo cada vez más organizado de padres de familia y estudiantes, también hemos hecho un llamado de solidaridad internacional, el cual está recorriendo el mundo; ya hemos empezado a recibir mails de solidaridad y envíos de protesta a las autoridades de Uruguay, España, y Argentina.

El peor escenario para el gobierno foxista es el estallamiento de huelgas en diferentes sindicatos, lo que podría ser un primer paso para un PARO NACIONAL en contra de las políticas antiboreras del gobierno. Una ebullición de tal magnitud le quita el sueño al débil gobierno foxista, pues sería el último clavo a su ataúd.

El SINTCB

La pregunta obligada es ¿Porqué no se han resulto nuestras demandas, si la situación objetiva ha estado a nuestro favor y los trabajadores están decididos a continuar la lucha? Lamentablemente la dirección del sindicato no se ha puesto a la altura de las circunstancias, el CE se ha mostrado en todo momento temeroso y claudicante y el CGH no ha podido controlar a un CE fragmentado y que actúa a su libre albedrío. En una palabra la dirección en todo momento ha sido rebasada por el ímpetu de la base. Ahora la balanza se inclina a nuestro favor -a pesar de las presiones económicas-, sin embargo el triunfo no caerá del cielo, debemos dar una contraofensiva decidida pues esta situación no puede ser eterna, sino actuamos decididamente, la balaza se inclinara del otro lado.

El Colegio

Los administradores del Colegio apuestan al tiempo, aunque al igual que para nosotros, el tiempo también es un factor de desgaste y presión política para ellos. Imaginemos como quedaron después del recuento con el 95% a nuestro favor. Evidentemente Teyssier está a un paso de la guillotina que le cortó la cabeza a Levy, sólo es cuestión de tiempo y de nuestro aguante. Ellos apuestan a que el tiempo pase y que nuestra huelga se pudra a causa del desgaste y presiones económicas. ¡No podemos permitir que esto suceda! ¡A resistir y ni un paso atrás! ¡El día de la renuncia de Teyssier está más cerca que nunca, si nos mantenemos firmes y en resistencia! ¡ A redoblar las movilizaciones y acciones! Nuestros órganos de dirección deben romper con su inercia y temores y poner el ejemplo.

El CE

Hasta ahora el CE ha caminado hacia adelante mirando hacia atrás, a un pasado lleno de derrotas; que en todo momento ha dudado del poder y decisión de los trabajadores, (Carrasco dijo en el CGH que sólo los soberbios podían decir que ganaríamos ampliamente el recuento) y sólo ha tomado decisiones y acciones cuando de levantar la huelga se trata, como sucedió durante el puente del 15 de septiembre: Teyssier bajó una “propuesta” y el CE junto con la cúpula del Frente, Alternativa y Convergencia sacaron sendos pronunciamientos para orientar el levantamiento de la huelga. Es pasmoso ver que mientras la base se une hombro con hombro para fortalecer la huelga, las cúpulas de las corrientes se unen hombro con hombro para levantarla.

Basta de vacilaciones y apatía, el CE debe buscar el apoyo de los grandes sindicatos y vincular nuestras movilizaciones con las de los compañeros del IMSS, impulsando marchas regionales donde existan clínicas del IMSS.

El CGH la dirección política

Un análisis serio también debe contemplar la autocrítica, en este sentido también debemos preguntarnos qué ha hecho el CGH, nuestra dirección política, para acotar y frenar en su caso, los errores y vacilaciones del CE.

Existe una creencia no razonada dentro de algunos sectores del SINTCB de que el CE es la “máxima autoridad”. El artículo 23 de los estatutos plantea que el CGR es la máxima dirección política del SINTCB, entre Congresos y por ende, es el único órgano facultado para tomar decisiones cruciales y el papel del Comité Ejecutivo es, como su nombre lo dice ejecutar los resolutivos expresados en las asambleas seccionales y analizados en el CGH, con el objetivo de sacar la línea política -dictada
por la base- más conveniente al sindicato.

En este sentido cabría preguntarnos por qué los delegados al CGH permiten que el Comité Ejecutivo, desde la mesa, vete las propuestas de las asambleas según sea su criterio, o por qué permite que el CE bloquee el análisis en el CGH cuando la situación objetiva es favorable a la huelga o decida hacer un análisis exhaustivo de las propuestas del Colegio, cuando de sobra sabe que no significan un avance para los trabajadores, y aun más, que decida cuando un punto está suficientemente discutido o cuando una reunión del Consejo debe terminar? o porque permite que el CE vote en el CGH, cuando el art. 29-h de los estatutos dice que solo tiene derecho a voz. Eso es algo que debemos preguntar a nuestros delegados. Un delegado es el portavoz de su asamblea, su compromiso es con ésta y no con la claudicante cúpula de su corriente. En este sentido la base debe tomar la dirección en sus manos: discutiendo los puntos fundamentales de la huelga en sus asambleas, obligando a sus delegados, no sólo a plantear sino a defender con argumentos la decisión de su asamblea y estar pendientes a que se cumplan las decisiones del CGH. De otra manera, por omisión, estaremos ayudando a Teyssier a derrotar nuestro movimiento.

La base

A más de un mes de huelga sin recibir un salario, el esfuerzo y trabajo de la base del SINTCB para impulsar, fortalecer y continuar la huelga es inobjetable. Los trabajadores han entendido su papel histórico en esta lucha y a en todo momento –en 4 ocasiones durante la huelga- han refrendado su voluntad de continuar la huelga hasta obtener la cláusula 68 y obligar al colegio al respeto del CCT. Sin embargo esto no ha sido suficiente, debemos amárrale las manos a la dirección.

En este contexto no es exagerado señalar la repercusión histórica de la huelga de los trabajadores del CB. Esta semana es fundamental para nuestra lucha, debemos romper la inercia y tomar medidas radicales. Debemos vincular nuestras movilizaciones con las de los compañeros del IMSS, impulsando marchas regionales donde existan clínicas del IMSS e impulsar una marcha nacional a favor de la resolución de la problemática de los trabajadores del IMSS y Bachilleres, por otro lado debemos hacer cierres simultáneos de vialidades fuera de los planteles a una sola hora y si no hay respuesta, cerrar las entradas al DF.

¡Por el respeto del CCT!

¡Por una jubilación justa para todos los trabajadores!

¡Por un sindicato democrático que sea una verdadera herramienta de lucha!

¡Por una huelga general en contra de los ataques a los trabajadores del IMSS y del Colegio de Bachilleres!

banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos