Carlos Mogollón y Rigel Sergent son dirigentes de la lucha por la expropiación de varios edificios en alquiler, lo cual finalmente consiguieron que hiciera la Alcaldia Metropolitana de Caracas. Adicionalmente son fundadores de la Organizacion Comunitaria de Vivienda e Inquilinos de la Parroquia San Pedro. Miguel Campos los entrevista para nuestro periódico, El Topo Obrero.

Miguel Campos (El Topo Obrero): Explíquennos de dónde surge la lucha de ustedes por una vivienda digna, contra el inquilinato y por la expropiación de los edificios de alquiler.
Carlos Mogollón:
La lucha contra el inquilinato en Venezuela tiene incluso algunos antecedentes históricos. Ya en 1933 se producen en El Silencio (Caracas) las primeras manifestaciones de los inquilinos contra los caseros, situación que lleva al gobierno de Juan Vicente Gómez a la primera regulación de alquileres que se conoce en el país. Tenemos otro antecedente: bajo el gobierno de Eleazar López Contreras se dictó el 9 de septiembre de 1939 un decreto que establece una lista de artículos como de primera necesidad , entre los cuales figuraban los alquileres de vivienda. Este fue uno de los primeros pasos en la historia de Venezuela hacia una legislación especial en materia inquilinaria. Luego, el Decreto 176 del 15 de agosto de 1944 sienta las bases de la moderna legislación inquilinaria en Venezuela al crear la Comisión Nacional de Abastecimiento, adscrita al Ministerio de Hacienda, origen de la actual Dirección de Inquilinato del Ministerio de Infraestructuras y de las Alcaldías.
Estos podrían ser considerados algunos antecedentes. Sin embargo, como en todo sistema capitalista, todas estas legislaciones se fueron haciendo a espaldas del pueblo, en oficinas cerradas, negociando con las inmobiliarias, lo que llevó a que estas leyes estaban a espaldas del pueblo. En un sistema socialista el inquilinato no debería existir porque es una forma de explotación. Una persona, por el hecho de que tenga capital y posea uno o varios edificios, no puede vivir a costillas de un montón de familias toda su vida. Nosotros estamos luchando por cambiar el marco legal de acuerdo a los intereses del pueblo pero con el objetivo claro de que en el plazo de 15, 20 años, desaparezcan los edificios de alquiler, por lo menos los edificios de alquiler, y luego veremos como atacar el problema de los apartamentos alquilados por particulares. Porque este de los edificios en alquiler es un problema gravísimo: hay cerca de 6.000 edificios en alquiler solamente en Caracas, eso tiene que desaparecer porque eso es una especie de “maquila de viviendas”, la gente vive esclavizada 20, 30, 40 años y luego la botan.
Esta es la lucha que nos planteamos, vamos a los edificios, buscamos a la gente, los llamamos a organizarse, creamos estructuras y no sólo eso: también les damos formación política. Sería interesante saber cuantos inquilinos son desalojados anualmente porque hay muchos, son desalojados de un sitio y tienen que irse a otro... Y se pasan toda la vida así, sin poder acceder a una vivienda propia y además manteniendo con sus recursos a una parte de la sociedad parásita. Si estamos hablando de revolución y de socialismo tenemos que erradicar esta forma de explotación. Nosotros pensamos que a medida que se vayan eliminando los edificios en alquiler y que la gente vaya obteniendo su propia vivienda, ese 40% de los recursos que hoy tienen que destinar a beneficiar a los propietarios de los edificios se podría destinar a otras cosas que beneficiasen a toda la sociedad.
Rigel Sergent: A pesar de estar bajo un gobierno revolucionario que va hacia el socialismo el estado todavía sigue teniendo un aparato capitalista, burgués, y la gran mayoría de las leyes todavía son capitalistas. Así, nos encontramos leyes como la Ley de Arrendamiento Inmobiliario, o el mismo Código Civil, que son capitalistas; la vivienda en ellas es tratada como un negocio, como algo lucrativo. Si queremos avanzar hacia el socialismo tenemos que cambiar el marco legal, tenemos que sustituir toda esta legislación actual por leyes revolucionarias, socialistas, leyes que beneficien a las clases sociales que fueron abandonadas durante estos 40 años.
Los que hacen negocio con los edificios, y en general los capitalistas están muy bien organizados. Ellos tienen sus asociaciones para seguir explotando a las mayorías, como es la Cámara de Construcción y la Asociación de Propietarios de Inmuebles Urbanos. Nosotros también nos tenemos que organizar, por eso hemos hecho la Organización Comunitaria de Viviendas e Inquilinos de la Parroquia San Pedro (OCVI San Pedro) en Caracas, que ha sido la vanguardia de esta lucha por la expropiación de los edificios en alquiler pero cuya experiencia ya se esta extendiendo a otras parroquias. Este es el camino, no sólo para unirnos para luchar por nuestros derechos sino también para direccionar la lucha por una vivienda digna y para construir el poder popular.

ETO: ¿Cómo empezó la lucha?
RS:
La lucha empezó por el problema que tenia uno de los compañeros que vivimos en uno de estos edificios en alquiler. El camarada tenia bastante tiempo alquilado y vio que su problema no podía ser resuelto individualmente sino de forma colectiva. En el gabinete móvil de la Alcaldía Metropolitana celebrado en la Parroquia San Pedro el 6 de septiembre de 2005, los compañeros afectados pedimos un derecho de palabra y fue bastante escuchado, no solo por las autoridades sino por la comunidad en general que es la que le está dando la fuerza al movimiento. Se levantaron muchos vecinos que sufrían la misma problemática y propusimos varias reuniones para organizarnos los mismos vecinos y debatir cómo organizarnos y qué propuestas plantear.
Tuvimos el apoyo de algunas autoridades de la Alcaldía que se mostraron interesadas en buscar una solución al problema pero lo importante fue que los vecinos comprendieron que no se podía buscar una solución individualmente sino que era necesario organizarnos y luchar colectivamente . Se decidió constituir legalmente una organización que se denomina Organización Comunitaria de Viviendas e Inquilinos de la Parroquia San Pedro (OCVI San Pedro). Desde septiembre se fue trabajando, llevamos la experiencia a otros edificios de la parroquia y a otras parroquias (Chacao, Santa Rosalía, Bello Monte, Paraíso, San Juan) y el movimiento ha crecido no sólo cuantitativa sino cualitativamente en organización, claridad, etc.

ETO: El primer resultado de la lucha fue la expropiación de varios edificios el pasado 24 de febrero bajo la forma de adquisición forzosa decretada por el Alcalde Metropolitano Juan Barreto. Lo más importante de esta expropiación, como explicaban ustedes en la Asamblea de Inquilinos celebrada el 5 de marzo, es que marca un camino a seguir y abre el debate sobre la necesidad de anteponer los derechos y necesidades sociales a la propiedad privada y la propuesta de nuevas expropiaciones. ¿Cómo se encuentra este proceso actualmente?
CM:
Después de la expropiación de los 5 edificios en nuestra parroquia ha habido un boom , todo el mundo quería organizarse. Lo que hemos planteado ha sido que debemos organizarnos en cada edifico y en cada parroquia y sobre todo clarificar lo que queremos. No queremos que esta lucha caiga en manos de personajes oportunistas ni que se generen practicas populistas. La gente en sus mismos edificios es la que debe organizarse, crear estructuras, también hemos planteado formación política: porqué se da esta lucha, entender que no es una lucha meramente reivindicativa, el objetivo no es que nos den una vivienda y ya. Desde este frente de lucha queremos ir abriendo condiciones para la transformación de la sociedad. El saldo organizativo que quede de esta lucha, esas estructuras de participación que se están creando, esa organización desde abajo, es la que tiene que servir para llevar a cabo la transformación social. Organizándonos podemos cambiar la educación , la salud, otros muchos aspectos e ir creando ese hombre nuevo destinado a construir otro estado y otra sociedad.
RS: hay 5 edificios de San Pedro que van ya en expropiación, como parte de un primer plan de 20 que incluye otras parroquias. Ya se visto que los dueños van a empezar un ataque sistemático, desde presiones de todo tipo hasta daños físicos a los edificios. En uno de ellos ya han conseguido desalojar a un inquilino, una persona de 80 años que sufría del corazón. Lo han desalojado por presiones psicológicas. Ellos no se van a quedar quietos mientras la gente se organiza. Por eso planteamos que todos los demás vecinos tenemos que apoyar a los que se vean sometidos a situaciones de este tipo. Es inevitable porque esta es una parte más de la lucha entre explotados y explotadores, los explotadores son los propietarios y los inquilinos somos explotados, es una lucha de clases irreconciliable. Esperamos que no se dé pero esta lucha puede llevar a una confrontación. Por eso debemos estar organizados.
Estamos proponiendo que cada edificio elija un representante en una asamblea de los vecinos que lo habitan y que este se coordine con todos los demás para mantenernos unidos de forma permanente. Estos voceros discuten cada problema en las distintas comisiones y en las reuniones de toda la organización. Además estamos planteando coordinarnos con los vecinos que ya se estan organizando en otras parroquias.

ETO: ¿Cómo se estructura internamente la organización?
CM:
Todos los delegados son elegibles y revocables por los vecinos de cada edificio. Una de las primeras tareas que estamos planteando es la de mantener y defender los edificios, empezando por los que ya han sido expropiados, porque un retroceso o un quiebre ahora podría afectar a todo el proyecto ya que incluso dentro del gobierno y dentro del estado también hay sectores que no ven con buenos ojos este proceso. No entienden que este es un proceso reivindicativo de las masas, acorde a crear la verdadera justicia social que reclama la revolución bolivariana; que si hablamos de revolución tenemos que ir contra los grandes poderes económicos constituidos. No podemos estar a bien con esos poderes y también con los explotados. Seriamos unos reformistas, no unos revolucionarios. Por eso estamos planteando organizarnos y diseñar una estrategia comunicacional que parta de las comunidades, que lleve nuestras propuestas a todo el pueblo desde los vecinos mas cercanos hasta los medios de comunicación nacional, planteando que apoyamos la expropiación, que los trabajadores y la clase media que habitamos estos edificios apoyamos la expropiación de los mismos, que este proceso debe seguir. Si los medios de comunicación de la derecha no lo sacan no podrán tapar toas las pancartas, todas las asambleas y toda la organización que generemos.
Como en toda estructura, en la organización existe una vanguardia pero la misma está estructurada de abajo a arriba, desde el nivel básico de la familia. Miembros de todas las familias componen la asamblea del edificio y esta asamblea elige un delegado, este delegado funciona como representante ante la organización, bajará las líneas que en las asambleas de la organización se decidan y subirá las propuestas e inquietudes de los vecinos de cada edificio. La asamblea general de la organización estará compuesta por la Directiva elegida en asamblea general, los miembros de las distintas comisiones conformadas y los delegados elegidos por la asamblea de vecinos de cada edificio. Ahí se discutirán las líneas a seguir, los lineamientos políticos, la estrategia., la táctica. Paralelamente existen Comisiones: como la que se encarga de incorporar nuevos edificios y personas; la de seguridad: que se encarga de coordinar la respuesta a cualquier intento de desalojo; la de educación y eventos, que promueve el estudio de la ley y de distintos documentos políticos,...
Nos dimos cuenta de que a esta estructura le estábamos poniendo muchas patas pero faltaba algo lateral así que hemos planteado también la figura de los delegados políticos de la organización. Estos asistirán a las mismas reuniones de cada edificio pero se encargarán de trasladar a las reuniones de los mismos edificios los lineamientos más políticos que se aprueben en la asamblea, llevar una agenda clara de lo que se va a discutir previamente discutida en la Comisión de políticaLa base de la organización es que todas las propuestas que lleguen arriba deben venir de la misma base, una organización hecha por el pueblo para el pueblo.
Estamos en contacto con vecinos de la parroquia San Juan, Chacao, Paraíso, Altagracia, Bello Monte... la idea es que los vecinos de cada parroquia constituyan su propia organización y que en un futuro cuando esto se dé podamos constituir un Frente Metropolitano de Inquilinos. El objetivo debería ser un Frente nacional de inquilinos, pero cuando esa organización esté constituida en otras muchas parroquias porque hoy todavía no lo está.

ETO: Decían antes que mientras que sectores dentro del gobierno y del estado parecen apoyar o ser sensibles a la demanda de expropiación hay otros que la atacan y rechazan. Ocurre en todos los aspectos de este proceso revolucionario. Desde la CMR estamos planteando la idea de que ahora que empieza la Batalla de Santa Inés los revolucionarios debemos vincular la lucha por la reelección del Presidente, por los 10 millones de votos, como el propio Presidente ha dicho, con la lucha contra la ineficiencia, el burocratismo, la corrupción, etc. En ese sentido pensamos que es necesario plantear que la Batalla de Santa Inés debe ser al mismo tiempo una Batalla por resolver todos los problemas sociales, como por ejemplo el del déficit habitacional, y por construir el genuino socialismo: es decir por la expropiación de los capitalistas y la construcción de un nuevo estado revolucionario ¿Qué opinan?
RS:
Nosotros nos hemos encontrado esa contradicción. Sectores en el gobierno y en el proceso que apoyan estas expropiaciones y otros sectores que las rechazan. ¿Porqué? Porque tienen intereses directos y son propietarios, o por vínculos con esos intereses. También hay que ver que durante años ha dominado una ideología burguesa según la cual a propiedad privada predomina sobre todo lo demás: el derecho a la vida, a la familia, a una vivienda digna, a un empleo...Tenemos que cambiar esa ideología , ese chip capitalista que nos han metido a sectores del pueblo y que todavía tienen algunos, y también sectores del gobierno. De manera organizada podemos ir cambiando ese chip capitalista a un chip verdaderamente revolucionaria y socialista
CM: Cuando encontramos a esos sectores reformistas o reaccionarios, que en lugar de hacer la revolución quieren gerenciar la revolución, les demostramos que hay un apoyo de masas a esto que defendemos. Y muchas veces tienen que plegarse a la lucha porque les ha elegido el pueblo y no pueden ir en contra. Con la lucha y la organización iremos consiguiendo que los sectores que no estén de verdad comprometidos con esta revolución o dimitan o tengan que plegarse a la voluntad del pueblo.Cuando nos los encontramos y nos dicen que el inquilinato no es una explotación o, como el otro día, que uno salió a defender la ley de la oferta y la demanda, les respondemos, defendiendo tesis auténticamente revolucionaria.
Al dignificar la palabra expropiación, si este proceso de expropiaciones funciona, esto puede abrir las puertas a un proceso de expropiaciones mucho mas general: tierras, etc. Aquí, en Caracas, se está estudiando expropiar los campos de golf de La Lagunita, que por lo visto son en realidad municipales. ¿Es justo que haya gente que vive en condiciones inhumanas, que no tiene tierra, una vivienda, etc y haya extensiones de tierra ociosas o empleadas para el disfrute exclusivo de una minoría? Si no son de ellos hay que confiscarles estas tierras y si son expropiárselas.
RS: El sistema capitalista se basa en la oferta y la demanda y lo que vemos es que no es capaz de resolver el problema de la vivienda, que se mantiene desde hace mucho tiempo. Resolviendo el problema del inquilinato y mediante las expropiaciones de edificios en alquiler resolvemos sólo una parte del problema del déficit habitacional. La realidad es que hay mano de obra, hay terrenos y hay riqueza pero no se construyen viviendas porque los que las construyen son las empresa constructoras privadas, las inmobiliarias. La solución al problema pasa porque esas empresas estén en manos del estado para que su función pase a ser no de lucro sino de bienestar social. Para resolver el problema de la vivienda hay que expropiar estas empresas.

Para contactar con la OCVI San Pedro y participar en la misma o recibir información puedes dirigirte a:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Calos Mogollón 0412 9604679
José España 0412 7045669
Rigel Sergent 0416 8352547

banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos