No obstante la cifra de denuncias realizadas, la cantidad de defraudados asciende a más de 40 mil personas sólo en el Estado de Puebla, pues la situación no es exclusiva de esta entidad, ya que dichas compañías tienen presencia irregular en otros estados y el fenómeno se reproduce en todo el país. De acuerdo con las Cámaras de Diputados y Senadores, este tipo de delitos han proliferado principalmente en las entidades de Puebla y Oaxaca debido a la falta de regulación (corrupción) del gobierno federal, aunque también como consecuencia de la mínima vigilancia por parte de las autoridades locales, que tienen ese tipo de negocios irregulares o se benefician de los mismos, por lo que los dejan operar sin ninguna restricción (La Jornada de Oriente, 23/12/09).

En la entidad poblana operan de forma irregular Invertiz, Multiplica, Invermas, Invercapital, Inverbien, Premier Capital, Más Efectivo, Más Kapital, Crezcamos Kapitla, Sues Consultores y Burcap, entre otras, del esquema federal, y Compañía Financiera La Oveja, Maxicaja, Caja CTL y Caja Pionero del esquema local. A nivel nacional, según un informe de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), que depende de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP), relacionado con la operación de instituciones financieras populares y de ahorro es que 77 están autorizadas y unas 300 en proceso de regulación. Lo anterior significa que la mayoría de instituciones de este tipo registradas ante la CNBV operan sin su autorización. Pero, además, hay otros cientos de cajas populares y empresas de ahorro en el país que funcionan sin ningún registro (La Jornada de Oriente, 23/12/09).

El sistema capitalista ha creado desde hace mucho tiempo formas que hacen posible la circulación y comercialización de las mercancías producidas para que estas regresen nuevamente a sus manos en forma de dinero, valores, bonos, letras de cambio, cheques, monedas, etcétera. Es decir, ha creado un mundo monetario y financiero en donde todas estas metamorfosis de las mercancías, como los llamaba Marx, completen el ciclo del capital. Con base en estos instrumentos se paga por sí, tenencia o posesión que genera los beneficios del capital financiero (intereses) equivalentes a los “beneficios” en la industria y las utilidades en el comercio. Todo este sistema funciona dentro de un Estado que garantiza todo ello, sirve para eso y se determina por eso, la ganancia, la utilidad, el beneficio, etc.

La revolución burguesa de 1789 basó toda su institucionalidad para convertirse en república en cinco principios conocidos dentro de la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano, es decir, el hombre sólo es ciudadano cuando está dentro del Estado creado por la historia para protegerlo, haciéndolo responsable mediante el derecho. Esos cinco derechos son: libertad, igualdad, fraternidad y, los básicos, propiedad y seguridad. Todo Estado creado hasta hoy se rige por tales principios, éste, a su vez, se forma de instituciones encargadas de vigilar que todos estos principios se cumplan. Cuando uno abre o establece un negocio, cualquiera que este sea (lícito), éste se da de alta en la SHCP o, en su caso, la Secretaría de Finanzas; esta institución del Estado da el permiso para operar o no en caso de que la ley así lo considere y de acuerdo con ésta.

Todas las empresas cooperativas de ahorro, casas de ahorro, etc., fueron permitidas por Hacienda, Relaciones Exteriores, porque se supone cumplen la normatividad; el haber avisado o no a la CNBV es otra cuestión en la cual tiene una enorme responsabilidad social esta misma institución, así como el estado por permitirlo. Después de más de cuatro años de estar operando y en los cuales a los ahorradores se les pagaba un interés más alto que en el banco (y esto es totalmente legítimo de buscar una utilidad mayor porque así es el sistema capitalista), la CNBV al ver que ya no era uno ni 10 ni 100, sino miles de ahorradores de varios estados del país, no sólo de Puebla, que se les fueron de sus empresas, entonces, y hasta entonces, anunciaron que la CNBV no se hacía responsable de ese dinero de los ahorradores, lo cual causó pánico. El efecto psicológico muy conocido en el ámbito financiero que provocó que miles de ahorradores pidieran la devolución de su dinero lo cual fue imposible y quebraron las financieras igual que quebrarían los bancos si sus clientes reclamaran su dinero.

Lo que estas empresas ahorradoras hicieron, está de acuerdo con la lógica del sistema capitalista, pues operan igual que cualquier banco, es decir, recogían dinero y pagaban intereses por esto y se llevaban sus utilidades. Decir que esto es un problema jurídicamente privado, es totalmente falso, porque al ser un problema general de miles de personas implicadas en un solo hecho, se vuelve público y social, y por lo tanto, es responsabilidad del estado. De ahí que el gobierno (representante del Estado) tiene la responsabilidad legal y social de indemnizar y pagarles a los ahorradores. Proporcionar “seguridad a la propiedad” es el principio sagrado establecido en la Constitución donde, se supone, descansa todo concepto del Estado moderno burgués, por lo tanto, es el Estado el que tendría que responder a los ciudadanos y castigar a los responsables. Sin embargo, a pesar de las diversas movilizaciones de protesta de los ahorradores defraudados, la respuesta diletante del gobierno de resolver este problema de manera favorable para los miles de trabajadores defraudados, desenmascara su verdadero papel de ser una junta que administra los negocios de la burguesía a través del Estado y todas sus instituciones.

Y aun cuando, debido a la presión que están ejerciendo los trabajadores para exigir la devolución de sus ahorros, les fuera entregada una parte, eso no resuelve el problema de fondo. La única manera de acabar con todo este tipo robos hacia los trabajadores que producen la riqueza en la sociedad, es luchar por crear un sistema social donde el esfuerzo y el ahorro de los trabajadores sean respetados en su totalidad y que no sean presa de estos usureros (banqueros, financieros, cajas de ahorro, etc.) solapados por el Estado burgués. Esto sólo será posible mediante la estatización de la banca, financieras y empresas de ahorro, puestas bajo el control democrático de los trabajadores. Para llevar a cabo esto y así crear condiciones más favorables para los pequeños ahorradores y el conjunto de la clase trabajadora, se necesita que esta tome el poder, derroque a la burguesía (la expropie) y construya un Estado Obrero mediante una revolución socialista.

de acabar con todo este tipo robos hacia los trabajadores que producen la riqueza en la sociedad, es luchar por crear un sistema social donde el esfuerzo y el ahorro de los trabajadores sean respetados en su totalidad y que no sean presa de estos usureros (banqueros, financieros, cajas de ahorro, etc.) solapados por el Estado burgués. Esto sólo será posible mediante la estatización de la banca, financieras y empresas de ahorro, puestas bajo el control democrático de los trabajadores. Para llevar a cabo esto y así crear condiciones más favorables para los pequeños ahorradores y el conjunto de la clase trabajadora, se necesita que esta tome el poder, derroque a la burguesía (la expropie) y construya un Estado Obrero mediante una revolución socialista.

 

¡Expropiación y control obrero de la banca y empresas ahorradoras!

¡Cárcel a los usureros de las empresas ahorradoras!

 


banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos