2012 se presenta como un año caracterizado por la agudización de la crisis mundial del capitalismo; en estos momentos toda la economía del planeta pende de un frágil hilo que se puede romper de un momento a otro provocando una hecatombe no vista en varias décadas. En su afán por salvar sus beneficios la burguesía entera de todas las naciones ha lanzado una ofensiva salvaje tratando de hacer polvo hasta la última y más modesta conquista del proletariado, sin embargo el camino no ha sido fácil pues la clase trabajadora ha sabido responder con energía a tal grado que incluso ha pasado al terreno de la huelga general y movilizaciones masivas para defender sus derechos. No hay ninguna duda que en naciones enteras de Europa tales como Grecia, Francia, Italia, España, etcétera, por la forma y la intensidad con que ha respondido el proletariado a todos esos ataques, una organización dotada con programa genuinamente socialista, con influencia de masas y firmemente arraigado en los sindicatos y demás organizaciones de clase, podría transformar la situación radicalmente en función de la causa del proletariado abriéndole paso a la expropiación de la burguesía y a la instauración de una democracia obrera que ponga fin a la barbarie capitalista.

En ese marco internacional es en el que se desarrollarán los acontecimientos de la lucha de clase en México a lo largo del 2012, año en el que además se enfrentarán las clases sociales y sus intereses por medio de las elecciones presidenciales del 1 de julio próximos. Andrés Manuel López Obrador (AMLO) nuevamente ha sido electo como el candidato de la izquierda para enfrentar a la derecha representada por el PAN y el PRI. En nuestro país existe una fuerte polarización social provocada por la reaccionaria política de Calderón y por los estragos de la crisis del capitalismo, lo cual ha hundido más en la pobreza y desesperación a millones de familias trabajadoras. Una política correcta de AMLO en la que rompa claramente con los empresarios y en la que tenga como principal soporte a los sindicatos se transformaría en el fiel de la balanza inclinándola a favor de la izquierda y descarrilando por completo un eventual triunfo electoral del PRI. Un agudo giro a la izquierda es el único camino que le puede dar más certeza AMLO y no el de la búsqueda del apoyo de la clase empresarial. Honestos o deshonestos todos los empresarios son explotadores por igual y viven del trabajo ajeno. Por ello el énfasis de AMLO por allegarse a elementos de esa clase social lo único que genera es confusión y escepticismo, beneficiándose  con ello la derecha. Peña Nieto y el PRI pueden ser derrotados a condición de una política que deje de lado toda ilusión en los empresarios y que a cambio se apoye con todas las energías disponibles en el proletariado y en el campesinado pobre.

Sobre esas y otras temáticas ahonda el ejemplar número 205 de Militante, mismo que ponemos al alcance de todos nuestros lectores con el objetivo de continuar difundiendo las ideas del marxismo, al mismo tiempo de impulsar una alternativa para el movimiento obrero. Únete a la Tendencia Marxista Militante y lucha por un programa socialista para la clase trabajadora.

 

Índice

Editorial

Páginas Centrales

Nacional

Sindical

Juventud

Internacional

Militante


banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos