Este 4 mayo, en medio de lo que se denomina “un evento festivo”, se colocará la primera piedra de la construcción de la planta automotriz Audi (filial de lujo de Volkswagen) que se instalará en el municipio poblano de San José Chiapa.

Las primeras 80 hectáreas en que se edificará la armadora fueron una donación del gobierno panista de Rafael Moreno Valle –quien pagó a los ejidatarios alrededor de ocho mil pesos por hectárea, es decir, un valor de 0.80 centavos por metro cuadrado-, de un total de 460 hectáreas que se le expropiaron a los campesinos; se le exentará por 12 años del pago del Impuesto Sobre Erogaciones de Remuneraciones al Trabajo Personal (este impuesto hubiera generado al erario público alrededor de 10 millones de pesos anuales) y por 10 años de los impuestos municipales (predial, servicios de limpia, etcétera). Todo esto demuestra el verdadero carácter de clase del gobierno y del Estado, que no es el de velar por el “bien común” de la población, sino por los intereses y mayores ganancias de los capitalistas.

La educación al servicio del capital

 

Será la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) la responsable del Centro de Capacitación y Formación para la empresa Audi. Sumado a este Centro, está  la construcción del Parque Tecnológico  “Tecnópolis”  en el campus “Ciudad de la Ciencia y Conocimiento” en donde  el papel de la BUAP es “transferir  el conocimiento científico y tecnológico para promover la competitividad industrial…”, es decir, dotar a la empresa privada de la mano de obra cualificada que requiere, mismo rol que juega el campus Lerma de la Universidad Autónoma Metropolitana.

Otras instituciones públicas como la Universidad Tecnológica de Puebla, han renovado su oferta académica para este ciclo escolar con el objetivo de adecuarse a la nueva demanda educativa del sector industrial.

 

Sobrexplotación laboral

 

De los cerca de diez mil empleos permanentes que se esperan crear a partir de 2016, cuando inicie operaciones la empresa, tres mil 800 trabajaran directamente en la planta y cuyo contrato colectivo de trabajo pertenece al Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen de México (SITIAVW). En una de las cláusulas del Contrato se establece la “Cuenta individual de trabajo”, la cual permite a la empresa evadir el pago de horas extras.

Según el acuerdo entre el sindicato y la empresa, se creará una bolsa de compensación de tiempos, en la que se establece que en momentos de “baja actividad productiva” (que para los empresarios significa excedente de mano de obra), la jornada de trabajo se verá reducida; mientras que en temporadas de “alta productividad”, el horario de trabajo podrá ser ampliado (plusvalía absoluta). Esta cláusula admite que cuando un trabajador haya acumulado un saldo de 180 horas de trabajo extra, las horas adicionales a su jornada ordinaria  serán  pagadas como tiempo extraordinario de trabajo, es decir, para que el obrero perciba un poco más por su trabajo deberá trabajar más de lo que descansa.

Además de esa sobreexplotación a la que serán sometidos los trabajadores en el proceso de producción, se estima que sean 20 mil obreros sobre cuyo sudor y sangre se edifiquen las plataformas de la planta Audi, pues sólo en la primera etapa de construcción participaran unos 500 trabajadores que no tienen asegurada su atención médica.

 

Primeros destellos de la lucha de clases

Decía Carlos Marx que el capitalismo crea a sus propios sepultureros. Ya el pasado 8 de enero, cerca de 120 camioneros hidalguenses bloquearon por varias horas la construcción de las plataformas de la planta Audi, motivados por el adeudo de salarios correspondientes a ocho semanas; responsabilizan del retraso a su dirección sindical en la CTM, de quien exigen la defensa de sus intereses laborales. Para marzo, cerca de 200 trabajadores afiliados a la CTM se movilizarían en contra del sindicato y de la empresa Construcciones y Desarrollos Inmobiliarios Santa Fe, por el retraso del pago de salarios y por mejoras laborales.

El 15 de abril, transportistas de agua, llamados “piperos”, continuarían la protesta, bloqueando nuevamente los accesos a la planta y condicionando su liberación hasta que se realicen los pagos de las quincenas adeudadas; además exigían que el líder sindical cetemista y diputado priista, Leobardo Soto Martínez, deje de condicionar el trabajo a cambio de una cuota. Los pobladores locales se suman a esta protesta contra el líder de la CTM por solicitarles cuotas de derecho a piso para que puedan ofrecer comida e insumos a los trabajadores, incluso han creado un Comité Ciudadano con la intención de solicitar directamente los puestos de trabajo a la constructora.

Los trabajadores de la construcción, transportistas, “piperos”, muestran los primeros destellos de la lucha en defensa de sus intereses laborales, incluso por encima de sus líderes sindicales; demostrando una vez más que el suelo que pisan los capitalistas ha sido edificado por la clase obrera y que más temprano que tarde tomaran las riendas de la sociedad en sus manos luchando por el socialismo.

fecha: 22/abril/13


banner revolutionary left

banner libres y combativas

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos