Mujer

En los últimos meses, con la crisis de la Covid-19 y los confinamientos domiciliarios, han sido muchas las mujeres jóvenes y trabajadoras que han sufrido en carne propia la lacra de la violencia machista de una forma aún más cruel: nuestras casas se han convertido en cárceles en las que nos hemos visto obligadas a convivir a tiempo completo con nuestros agresores, siendo expuestas a las tensiones que provoca una crisis de esta magnitud y teniendo que permanecer en silencio ante el maltrato y las agresiones por miedo a ser asesinadas.

Este 25 de noviembre cumpliremos un año más de lucha en el Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, conmemorado el trabajo de las activistas hermanas Mirabal, asesinadas el 25 de noviembre de 1960 durante la dictadura de Rafael Trujillo Molina en República Dominicana. A 60 años, los países de América Latina tienen los índices más altos de feminicidio; México tiene el mayor número de casos, con 11 al día; y los países de Centroamérica los que tienen el mayor índice por cada 100,000 mujeres.

Miles de mujeres jóvenes, trabajadoras y trabajadores por todo el mundo, hemos salido los últimos años a protagonizar marchas multitudinarias contra la violencia machista, este 25 de noviembre, volveremos a salir porque en medio de la contingencia sanitaria por la COVID-19, la violencia no sólo no para, sino que se ha incrementado. Al contrario de lo que señala el Gobierno Federal, basado en cifras sesgadas, la violencia hacia la mujer como el resto de lacras del capitalismo, se han recrudecido en medio de la desoladora perspectiva con la pandemia.

Depuración ya de todo el aparato estatal. Fuera funcionarios, gobernadores e instituciones represoras y machistas.

Desde Libres y Combativas denunciamos la represión acometida en la Ciudad de Cancún contra la manifestación por justicia ante el feminicidio de Alexis, así como también, la sufrida en Cuautitlán en la movilización por el feminicidio de Ambar. Exigimos el esclarecimiento de quienes ordenaron estas acciones y la destitución y el castigo a los responsables materiales e intelectuales que causaron las lesionadas y las detenciones ilegales.  

Esta es la consigna de la sociedad comunista. En nombre de la igualdad, de la libertad y del amor, hacemos un llamamiento a todas las mujeres trabajadoras, a todos los hombres trabajadores, mujeres campesinas y campesinos para que resueltamente y llenos de fe se entreguen al trabajo de reconstrucción de la sociedad humana para hacerla más perfecta, más justa y más capaz de asegurar al individuo la felicidad a la que tiene derecho.

Alexandra Kollontái, El comunismo y la familia

El jueves 22 de octubre, el Tribunal Constitucional polaco, administrado por jueces vinculados al Ejecutivo ultrarreaccionario de Jarosław Kaczyński, tomó la decisión de considerar inconstitucional la interrupción del embarazo en caso de malformación o enfermedad irreversible del feto. En un país donde estas fueron las circunstancias para el 98% de los abortos realizados legalmente en 2019 (1.074 de 1.100), esta decisión representa un bloqueo casi total del acceso al aborto legal para las mujeres polacas. Este ataque a sus derechos reproductivos es la culminación de años de agresiones de los sucesivos Gobiernos conservadores de derecha.

El pasado 28 de septiembre se conmemoró en varias partes del mundo el día por el derecho al aborto seguro, libre y gratuito. En ese marco diversas organizaciones sindicales, populares y feministas aglutinadas en la coordinación 8M en la CDMX convocamos a una marcha pacífica del Hemiciclo a Juárez al Zócalo de la CDMX a las 17:00 horas.

El pasado 22 de agosto, un grupo de mujeres se manifestaba pacíficamente en el centro de León, Guanajuato, por un caso de violencia sexual cometido por la policía municipal en contra de una joven. El contingente fue reprimido por la policía, quienes realizaron al menos 23 detenciones arbitrarias y que cobardemente fabricaron delitos como agresión y vandalismo para justificar las detenciones. Si a Armando Cabada y Javier Corral les zumban los oídos es porque, como buenos panistas, arremetieron de la misma manera contra feministas en Cd. Juárez que se manifestaron en solidaridad por lo de León.

La histórica movilización del 8M de este año en México es la mayor demostración del hartazgo contra la violencia machista. Refleja la necesidad de cambio de millones de oprimidas que están convencidas de la necesidad de erradicar la cultura patriarcal, las violaciones, desapariciones y feminicidios ―los cuales quedan impunes y se mandan el mensaje a los agresores de que pueden seguir cometiéndolos―. Cultura, por cierto, de la cual el capitalismo ha sacado tanta ventaja para someternos y explotarnos.

La práctica del ECOSIG (Esfuerzo para Corregir la Orientación Sexual y la Identidad de Género), también conocida como “terapia de conversión sexual” ha sido una práctica que ha estado presente desde el siglo XIX por parte de la derecha y grupos conservadores en toda la estructura capitalista, con el fin de alinear a todas las personas al modelo heteronormativo y la familia tradicional. Recordemos que la OMS eliminó la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales en 1973 y la Transexualidad en 2018.

banner libres y combativas

banner libres y combativas

banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos