La pandemia del coronavirus ha desnudado no sólo el nivel de desmantelamiento del sector salud, sino ha evidenciado los recortes que se le han hecho a la educación y con ello la incapacidad de responder a esta pandemia con un proyecto educativo para todos y todas. Es claro que en varios países del mundo la primera medida de distanciamiento corresponde al sector educativo. Sin embargo, la propuesta de educación a distancia en los demás países y en México es desigual para los alumnos, hijos de trabajadores, quienes están lejos de aprender e incluso lejos de poder conectarse a los medios de internet, televisión e incluso de radio.

El pasado 14 de marzo, tras 14 días del primer contagio en México, la SEP llevó a cabo una reunión donde se decidió que las clases se suspenderían a partir del 20 de marzo, 10 estados optaron por tomar medidas de inmediato por lo que las clases quedaron suspendidas a partir de ese momento. Para el 20 de marzo alrededor de 15,000,000 de alumnos dejaron las aulas como medida de seguridad para no propagar el virus, pero con la incertidumbre de ¿cómo se daría continuidad a los planes y programas de estudio para este periodo de cierre escolar?

Los profesores asistieron hasta el lunes 23 donde en reuniones de CTE (Consejo Técnico Escolar) diseñaron estrategias, de manera improvisada, para comunicarse con los alumnos y padres de familia, con la intención de continuar con las clases a distancia. A partir de ese día cada escuela se organizó “como pudo” en todos los niveles educativos desde educación prescolar, primaria y secundaria, pasando por el nivel de bachillerato y hasta nivel superior, escuelas públicas y privadas. La improvisación de estrategias de cada escuela y que la SEP, dejará a su suerte a cada una, refleja que no había una propuesta clara ante esta pandemia.

Los recortes del PRIAN al sector educativo, se recrudecen ante la crisis

El sector educativo ha sido golpeado fuertemente a lo largo y ancho de estos años, donde sólo la simulación ha jugado un papel de avance, los alumnos no tienen conocimientos de tecnología reales, por lo menos en educación básica, han existido programas de parapeto que sólo han sido una burla para el sector educativo y para lograr llenar los bolsillos de algunos, recordemos “enciclomedia” un recurso ridículo donde rentaron cantidad de proyectores, y computadoras a varias escuelas y que al no ser dotadas de internet se comenzaron a envirular y dejar utilizarse e incluso comenzó a dañarse el hardware, dichas enciclomedias eran rentadas por cantidades estratosféricas que enriquecían a unos cuantos donde se detectaron abiertamente la fuga de 4 mil 300 mdp . Lo mismo ocurrió con las tablets que se daban en 5º grado de primaria y que terminaron siendo inservibles para los alumnos al no saber utilizarlas y no contar con internet.

Actualmente los alumnos no cuentan con los conocimientos básicos de tecnología, incluso no ha habido una verdadera profesionalización docente, algunos de ellos no tienen el dominio de estas herramientas. Es claro que a través de las diversas “estrategias “del PRIAN en tema educativo sólo sirvieron para enriquecerse y ni qué decir a donde fue a parar el dinero destinado a la capacitación de docentes. Todo esto ha puesto en jaque no sólo la eficacia educativa, sino la educación misma, al tener tantas fugas de dinero y dejar de lado la infraestructura en todas las escuelas del país.

Educación a distancia: un privilegio para las escuelas privadas, una brecha para los hijos de los trabajadores

En el afán de insistir en rescatar el último trimestre del año escolar el Secretario de educación pública Esteban Moctezuma Barragán lanzó el programa “Aprende en casa”,  también participó en la Segunda Reunión Virtual del Grupo Ministerial de Educación Especial COVID-19, encabezada por la Directora General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Audrey Azoulay, donde presumieron de compartir estrategias para no atrasarse en materia educativa, sin embargo, no consideraron que las condiciones de cada país son diferentes, así como las economías y contextos de cada uno y no suficiente con eso la misma Audrey mencionó que todo debía regirse por la “equidad” y la “inclusión”.

Esta reunión es una burla, no sólo por las condiciones de cada país, sino porque ambos aspectos no aparecen, pero ni lejos, y menos en la educación a distancia, dejando de lado a los alumnos que no tienen los recursos humanos ni tecnológicos para conectarse. Hablan de equidad cuando los alumnos de las familias más desfavorecidas, indígenas, campesinas y de la clase trabajadora no tienen internet ni computadora en casa, a diferencia de los hijos de las clases acomodadas que les sobran los recursos ¿Inclusión?, cuando cientos de miles de alumnos de zonas rurales y urbanas viven en extrema pobreza y no sólo no cuentan con computadora, sino que ni televisión ni radio tienen e incluso ni siquiera llega la señal. Por lo que la educación en estos tiempos es un privilegio, excluyendo a los alumnos que viven en condiciones de pobreza. Se puede ver claramente quienes estamos pagando esta crisis sanitaria, económica y educativa, y somos la clase trabajadora.

Las escuelas privadas, que ven la educación como un negocio y que, por ende, no pueden dejar su empresa (escuela) a la deriva, de inmediato comenzaron con capacitaciones extraescolares para los docentes y lanzaron varias plataformas para todo tipo de contacto con los alumnos y padres, organizaron todo y listo, al tener alumnos de familias que cuentan con los recursos económicos suficientes no se preocuparon por el internet ni la computadora y de inmediato se resolvió el problema.

Las escuelas públicas no tuvieron el mismo panorama, las dejaron a su suerte, apoyándose en la autonomía escolar dejaron que el director con su colectivo docente se organizara como pudiera para transmitir a sus alumnos los trabajos escolares y no perder el ciclo escolar. Con tan poco tiempo los directivos se organizaron y a través de diversos medios como teléfono, WhatsApp, correo electrónico o la creación de blogs escolares, enviaron las tareas a los alumnos, algunos ni se enteraron, otros no entienden las actividades, y muchos otros de las zonas urbanas y por supuesto de las zonas rurales no tienen información de nada.

Todo lo anterior sin contar que la mayoría de sus padres no contaron con el privilegio de hacer Home Office por lo que no pueden apoyar a sus hijos y en al caso de algunos los padres tampoco tienen acceso a la tecnología ni dominio de ella. También hay que resaltar que muchos de ellos estarán sin empleo y no podrían pagar una hora de internet para sus hijos, además de que eso rompería con la recomendación de “Quédate en casa”. Ante todo, esto no hay ni para donde hacerse.

Ni las estrategias implementadas en cada escuela, ni los canales en televisión con el programa de “aprende en casa” y ni siquiera las transmisiones radiofónicas darán para guiar ni enseñar a los alumnos como esperamos, no hay ni los suficientes recursos humanos ni electrónicos para dar cobertura al alumnado. 

Las clases virtuales abren una brecha mayor entre la educación pública y privada, pareciera que los que podrán acceder a ella sólo serán los que siempre han tenido para pagarla. Como siempre los hijos de los trabajadores, las familias más humildes, somo las que quedaremos fuera del alcance, pagando las consecuencias más dramáticas de esta crisis.

Ahora, qué pasará con los alumnos de bachillerato que no concluirán los aprendizajes y que tienen que luchar para ganar un lugar en la universidad o los alumnos de secundaria que se disputan un lugar en alguna escuela preparatoria o de bachillerato. Es claro que esto no representa ningún problema para l@s alumn@s de escuelas privadas que pagarán clases online o exigirán a los profesores un trabajo esclavizado con tal de lograr los aprendizajes esperados.  Esto refleja claramente una desventaja nuevamente para los que menos tienen.

La simulación de la eficacia de los aprendizajes

La aparente presión que tiene México por la calidad educativa lo ha hecho arriesgarse al programa “Aprende en casa”, que como ya se mencionó es imposible que pueda funcionar para todas y todos nuestros alumnos. No estamos en contra de estas estrategias, son buenas,  un canal educativo es algo necesario, pero sólo como un refuerzo para los aprendizajes del alumnado, nunca para sustituir las clases presenciales. Por otro lado, la profesionalización docente en tecnología es esencial, pero no para capacitara los docentes de forma tan arrebatada y que den respuesta inmediata. Se necesita continuar con todo esto, pero de forma permanente

En definitiva, no hay condiciones para este programa, y luego viene Moctezuma en su boletín del 18 de abril a decir que los que no alcancen el programa, recuperarán clases en el periodo vacacional de receso para los alumnos, lo cual generará un desgaste para los docentes y los alumnos; puesto que estas clases a distancia son una carga de trabajo para docentes, para alumnos, para padres y madres trabajadoras y que finalmente no servirán para suplir las clases presenciales y menos con todas las condiciones mencionadas. Encima de eso se recuperarán las clases en receso vacacional de verano que es muy breve a comparación de muchos otros países. Este receso escolar impactará en los alumnos y docentes porque permite descansar sobre todo mentalmente de todos los retos que implica ser profesor hoy en día y más después de una cuarentena que implica un desgaste emocional y físico.

Los alumnos no alcanzarán los aprendizajes, unos terminarán ayudando en el comercio a sus padres, otros ni se enterarán ni de los trabajos ni del programa “aprende en casa”, otros se pelearán por la única computadora que existe en casa, en fin, hay miles de variantes posibles de cada alumn@, todo esto sumado a la cantidad de personas conectadas por trabajo en casa o por clases virtuales que han colapsado el internet o que no permiten una buena conexión.

Clases en línea: una doble o triple jornada laboral para los trabajadores de la educación

Tanto en educación privada como en pública maestras y maestros están pagando los platos rotos, de la nada tienen que inventarse una modalidad virtual y como comunicarse con padres y alumnos para las clases.

En el caso de las escuelas privadas es aún peor, las escuelas privadas como empresa que son han obligado a los profesores a someterse a cursos a contra turno, en temporada vacacional de semana santa o a cualquier hora para continuar con las clases de una forma profesional y no sólo sin paga extra sino aumentando excesivamente la carga en los docentes y sin periodo de descanso.

Por si esto fuera poco algunas escuelas como el “Colegio Americano Belmont American School” de Iztapalapa no liberaron a sus maestros ni al personal del colegio aún siendo las clases en línea fueron obligados a ir a trabajar de manera presencial, arriesgando su vida, incluyendo personas de la 3a edad y con enfermedades que ponían en riesgo su vida.

Es ilógico que se impongan las clases en línea cuando hay una ampliación del calendario escolar. Más bien esto responde a la lógica de querer meter el ciclo escolar, ya sea anual o semestral, con calzador a los alumnos a costa de la sobre explotación de los profesores. Nos oponemos rotundamente a esto.

La crisis sanitaria y en concreto el aislamiento esta significado una dura carga para los miles de niños y adolescentes de familias humildes, no hay registro de ello, pero millones están teniendo estrés, depresión, ansiedad y un sinfín de trastornos derivados de no tener las condiciones sociales adecuadas para afrontar esta crisis, y encima de ello, llega el Secretario con su “Super Plan” de meter a pujanza conocimientos que no estamos en condiciones de asimilar, entender y practicar.

Los programas en televisión, radio o internet son refuerzos que deben ser opcionales más no evaluables, exigimos que se suspendan las clases en línea en todos los niveles, recalendarización del año en la enseñanza básica y en la media y superior cancelación del semestre con aprobación para todos. Esto no es un exceso, es lo justo, no sólo estamos viviendo hacinados en casas en mal estado, hemos visto como a nuestra madres y padres los despiden o los mandan a descansar a casa con un porcentaje de su salario, los hacen trabajar lo doble con la oficina en casa por el mismo salario o con un porcentaje, vemos como tenemos que mal comer o prescindir de servicios o cosas porque no llegamos a fin de mes, vemos como muchos de nuestros familiares siguen laborando por la voracidad de los empresarios poniendo en riesgo sus vidas y encima nos dicen que tememos que hacer toneladas de tareas de un conocimiento totalmente estéril.

Por un acceso real a la educación pública, gratuita y de calidad para l@s hij@s de la clase trabajadora

El uso de las tecnologías en pleno siglo XXI no debería ser un lujo o un privilegio, es claramente una necesidad para el avance del desempeño educativo por eso necesitamos que las estrategias empleadas sean de forma permanente y que sólo sean un refuerzo para el alumnado.   

Todas estas situaciones demuestran que necesitamos urgentemente que se destine el 10% del PIB, el sistema educativo necesita una inversión digna que pueda brindar a todos los estudiantes una educación pública, gratuita y digna para todos los estudiantes.

Necesitamos profesionalización para todos los maestros sin que esta sea una sobrecarga de trabajo. Insistimos que las clases en línea o a distancia se eliminen, ya que generan una brecha entre unos alumnos y otros. Contrario a esto proponemos que sí se realice el ajuste al calendario escolar, pero respetando los días de vacaciones que ya se habían establecido, ajustando así el próximo calendario escolar 2020-2021.  También exigimos que no haya exámenes para los alumnos y mucho menos reprobación.

El re-agendar las vacaciones no es ningún capricho de los decentes, es una necesidad vital para seguir desempañando la labor de manera eficiente, demandamos que si se amplía el ciclo no se acorten los recesos y se elimine todo trabajo burocrático de papeleo, esto no sólo ha entorpecido la labor docente por el estrés y tiempo requerido sino también ha suplantado funciones que la burocracia se ahorra a costa nuestra.       

Defendemos una alternativa que garantice los derechos de los estudiantes de familias obreras y populares a acceder realmente a la educación digna, y no simulaciones, un programa claro y real que sea en beneficio para todos los estudiantes y no sólo para quienes tienen acceso a ciertas herramientas. También este planteamiento debe garantizar los derechos de los trabajadores y trabajadoras de la enseñanza, no a las jornadas excesivas, y en caso de las y los profesores de las privadas no condicionar el pago a cambio de dar clases en línea ¡La educación es un derecho no un privilegio! estas escuelas deben de dejar de ser negocios de unos cuantos, el Estado debe intervenirlas no sólo para garantizar el pago del profesorado y personal que labore en ellas sino para liberar a los padres de familia de la sobre carga excesiva de las colegiaturas.

El magisterio democrático ha estado en lucha siempre buscando la profesionalización docente, por salarios dignos y por una educación digna para todos. Necesitamos que la CNTE en su conjunto a nivel nacional se pronuncie y accione en contra del plan presentado desde la SEP, tenemos que llamar a un paro organizado para no llevar a cabo estas labores y volviendo a clases presenciales hacer no sólo los ajustes pertinentes en el calendario sino un ajuste a los planes y programas para ver lo esencial y vital para el conocimiento, eso no prohibe que estemos al pendiente de nuestros alumnos en estos días haciendo recomendaciones de lecturas, ejercicios, experimentos o actividades didácticas y recreativas pero esto jamás con la intenciones de evaluar o meter más presiones a los estudiantes de lo que esta significando ya sobrevivir a esta crisis.

Esta crisis nos demuestra que tenemos que seguir impulsando la lucha por una verdadera educación gratuita, digna, popular, científica, critica y laica y, que sólo lograremos mediante la organización y lucha de maestros, alumnos, padres de familia y trabajadores.  

¡10 % PIB a la educación pública!

¡Tecnología para tod@s los alumn@s hasta el último rincón del país!

¡No evaluación y no reprobación!

¡No más clases en línea!


banner libres y combativas

banner libres y combativas

banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos