El problema en específico de la privatización de la educación está generalizado y cientos de jóvenes nos tenemos que enfrentar diariamente con esto si estamos estudiando, y cada año en los procesos de admisión a las universidades cuando aspiramos a ingresar.

La educación y el acceso al conocimiento científico, en lugar de servir como una herramienta para desarrollar a la humanidad, está siendo visto como una mercancía más de la que hay que sacar provecho monetario y eso se demuestra en las altas cuotas que hay que pagar para tener acceso a tal derecho. Según la OCDE, en sus notas sobre la educación en México 2014 [1], hay datos que muestran que la educación privada a nivel superior está muy extendida en México y que al menos 20% de jóvenes entre 15 y 29 años no tiene acceso al nivel medio superior o superior y tampoco a un puesto laboral.

Lo anterior se aplica por supuesto para el estado de Puebla, en el cual, según el Sistema Nacional de Información Estadística Educativa, en el nivel superior la educación privada con 452 escuelas atiende a cerca de 88,500 estudiantes; mientras que la educación pública con 142 escuelas atiende a 113 mil estudiantes. Esto puede explicar problemas como la sobrepoblación de las aulas en las universidades públicas y los altos índices de aspirantes rechazados mediante los exámenes de exclusión.

No hace falta llegar a datos estadísticos para ver que, incluso durante los periodos de inscripción para la BUAP, fuera de Ciudad Universitaria decenas de escuelas privadas ofrecen descuentos y becas a los alumnos “en caso de que no se queden”. Pero su objetivo no es brindar educación de calidad, sino captar a la mayor parte de los alumnos rechazados que les representan jugosas ganancias.

El Estado capitalista de Puebla, México y el mundo es el perro guardián de los negocios de los grandes banqueros y empresarios. Todos ellos saben que para salir de la crisis económica que ellos mismos provocaron, es necesario acabar con derechos como la educación gratuita, las pensiones, el derecho al trabajo digno, etc.

La privatización de la educación en México ya ha iniciado y la responsabilidad de que no avance más y de revertirla, recae en nosotros: la juventud más consciente. Debemos organizarnos y luchar al lado de la clase trabajadora, en torno a principios políticos claros y con un plan de lucha que busque acabar con el problema de raíz: el capitalismo y sus instituciones, para dar paso un gobierno compuesto por trabajadores que se plantee la repartición justa de la riqueza.

El sistema capitalista nunca toma descansos para tratar de aplastarnos y someternos. Bajar la guardia y esperar a que las cosas se solucionen por sí solas es lo peor que podemos hacer ante la situación actual. No tenemos nada que perder a excepción de nuestras cadenas. ¡Únete al CEDEP y lucha!

Nota:

[1] “Panorama de la educación en México 2014” OCDE. Consultado en: http://www.oecd.org/edu/Mexico-EAG2014-Country-Note-spanish.pdf


banner revolutionary left

banner libres y combativas

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos