Dentro del paquete de transformaciones que propuso el gobierno encabezado por AMLO hace seis meses se contempla el tema de la migración México-Estados Unidos, mismo que durante décadas ha sido un proceso desventajoso para México y Centroamérica, debido a la devastación de sectores económicos y sociales del campo mexicano y poblaciones de donde provienen la mayoría de los migrantes.

Una de las acciones es promover la “zona libre” o “zona franca” que abarca toda la línea fronteriza y 25 km al interior de México donde se planea impulsar la economía, reducir los impuestos y aumentar los salarios. Al respecto según datos de la BBC NEWS, en Tijuana (Febrero 2009) el impuesto a las ventas se ha reducido del 16% al 8%, el de la renta del 30% al 20% y el salario mínimo se duplico a 176.20 pesos. Con estas medidas se pretende que la población potencialmente migrante nacional y de las caravanas centroamericanas se puedan concentrar en la zona de la frontera.

También durante el mes de febrero, representantes del gobierno de la 4T se reunieron con líderes y activistas migrantes mexicanos en Nueva York, para anunciarles los planes del gobierno para con el proceso migratorio y establecer el compromiso con los 35 millones de mexicanos residentes de que “formarán parte integral del cambio que se impulsa en México y en la realidad binacional bajo el gobierno de López Obrador”. Esto lo pretenden lograr con “organizaciones económicas y sociales de solidaridad y con nuevas formas de inversión de las remesas para desarrollar proyectos productivos para las comunidades de alta migración”. (La Jornada, 11 de Febrero de 2019).

Por otra parte, también se ha estado renegociando el TLCAN con su sustitución por un nuevo tratado denominado T-MEC el cual tiene la misma esencia que el anterior priorizando aspectos económicos y comerciales para el intercambio de mercancías, pero en ningún momento hasta los Textos finales del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) fecha 30 de mayo de 2019 de la web del Gobierno de México, contempla ningún aspecto social para con el proceso migratorio, ni los residentes mexicanos. Y es todavía más vergonzoso para el gobierno de la 4T que negocio y acepto esto, el descaro de Donald Trump de condicionar que estos acuerdos sólo se cumplirán si México frena la migración.

Por ejemplo, este 6 de junio, tanto Marcelo Ebrard como la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, anunciaron nada menos que el envío de 6 mil elementos de la Guardia Nacional a la frontera sur, y han detenido 400 migrantes centroamericanos de 500 que en estos días han cruzado a nuestro país huyendo de la pobreza y violencia que el imperialismo causa en sus comunidades.

Otro de los acuerdos que EEUU trata de imponer a México es que éste sea el tercer país seguro donde envíen a todos los migrantes que soliciten asilo en los Estados Unidos. En este sentido se frotan las manos todos los magnates de maquilas y ranchos pertenecientes a trasnacionales millonarias donde el gobierno mexicano ofrece empleo a nuestros hermanos. A pesar del anuncio de la 4T de querer abordar el proceso migratorio con Estados Unidos, ninguna de las medidas propuestas conduce a la solución de fondo y en beneficio de los migrantes. Todo el tema de la “Zona libre” sólo implica privilegios para los empresarios y empresas trasnacionales de la frontera, con mano de obra esclava y mal pagada, basándose en un ejército de trabajadores que huyen de condiciones precarias en México y Centroamérica para seguir siendo presa de todas las atrocidades, pero ahora en el contexto de la fábrica gigante de la Frontera Norte de México.

Es una verdadera burla que los representantes de la 4T hayan ido a Estados Unidos a repetir lo mismo que decían y hacían los gobiernos anteriores, que los propios migrantes financien los beneficios de sus familias y comunidades con sus remesas. Y también que estén negociando un tratado que no cambia en esencia nada, y que nuevamente deja de lado todo el tema social de la migración pero que si exige frenar la migración a como dé lugar si desean mantener beneficios para los empresarios mexicanos que exportan productos. Pero no sólo esto, es los últimos días hemos visto detenciones masivas con uso excesivo de la fuerza, deportaciones, detenciones ilegales y violaciones a los derechos humanos más básicos de los refugiados.

Por ejemplo, en estos momentos se está intensificación una campaña contra las agrupaciones y asociaciones que a lo largo de los años han acompañado a los migrantes en su largo trayecto por nuestro territorio, brindando asilo, comida, ropa, calzado, seguridad ante el crimen organizado, así como un espacio de denuncia y divulgación de su situación ante el silencio y omisión de los Estados causantes de su situación. ¡Alto a las detenciones y deportaciones! ¡Ningún ser humano es ilegal!

Nada de esto es una transformación, sino la verdadera cara del reformismo. La única transformación esta en dejar de mirar este proceso con signos de negociación económica por algo que afecta a miles de seres humanos que merecen una vida digna en sus lugares de origen. El Imperialismo es el autor de este éxodo, ellos causan el hambre, la marginación, la sobreexplotación de los recursos naturales, la formación y financiamiento de los cárteles de la droga como de la delincuencia organizada, de las guerras civiles contra el pueblo y la crisis política de nuestros países.

Exigimos, para terminar con esta barbarie, que el imperialismo saque sus manos de nuestros pueblos de manera económica, política y militar, la crisis que vivimos hoy mismo en Honduras es muestra de esto. La clase trabajadora, la juventud, los indígenas y el campesinado pobre en Centroamérica están viviendo una verdadera catástrofe y el gobierno mexicano no debe de cerrar sus fronteras, reprimiendo y deportando a nuestros hermanos, sino abrirles las puertas, brindar asilo e impulsar una política autentica de desarrollo económico, social y político en la región, libre de las manos del imperialismo rapaz. Por lo tanto, en lugar de buscar beneficios para los sectores empresariales nacionales y extranjeros de esta situación en la forma de mano de obra barata nativa o extranjera, como lo esta realizando el gobierno federal, debemos denunciar la depredación imperialista y señalarlos como los unicos responsables de las crisis migratorias de todo el mundo.

Todos somos iguales, hombres y mujeres trabajadores con la necesidad de mejorar nuestras condiciones de vida, nosotros no tenemos patria, exigimos un empleo digno y una vida digna para todos, y si los patrones no quieren darlo ¡que se vayan! Podemos echar a andar las fábricas, las maquiladoras y el campo sin ellos. ¡Nativa o extranjera, la misma clase obrera!  

¡Fuera la Guardia Nacional de la frontera sur!

¡Bienvenidos hermanos centroamericanos!

¡Alto a la criminalización y persecución de las organizaciones pro-migrantes!


banner revolutionary left

banner libres y combativas

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos