La naturaleza ha necesitado muchos millones de años para depositar oro, plata y petróleo en el subsuelo de México. Los imperialistas extranjeros desean saquear estas riquezas en el tiempo más corto posible, utilizando una mano de obra barata y la protección de su diplomacia y de su flota.

(León Trotsky, El imperialismo británico y el petróleo mexicano)

Esta es la andanada más seria que ha habido por parte de los gobiernos títeres de la burguesía para privatizar el sector energético nacional, para millones de trabajadores esto es un nuevo ataque de la derecha, esto, al igual que la nueva ley del ISSSTE, los intentos por modificar la Ley Federal del Trabajo, etc.

 

Son los verdaderos motivos por los cuales los poseedores del dinero en México y del imperialismo decidieron impulsar el fraude electoral. Ésta es la verdadera razón de ser del gobierno espurio, atacar a la clase trabajadora y entregar los bienes nacionalizados que son al fin de cuenta de nuestro patrimonio. Es claro que la lucha no es simplemente por frenar la privatización de PEMEX y todas las consecuencias que esto traería, sino la de echar a Calderón de la presidencia y esto tiene que pasar por una lucha firme y decidida, con método fulminantes, la huelga general de 24 horas es un buen comienzo.

Los estúpidos argumentos del gobierno

Esta gente que ahora está en el gobierno cree que nosotros los trabajadores somos niños pequeños o retrasados mentales, toda la argumentación que emplean para justificar la legalización de la privatización del sector energético es absurda, primero hablan de que PEMEX no es rentable, que simplemente no se puede mantener, que sólo con capital privado se podrán encontrar yacimientos de petróleo en aguas profundas, y un largo etcétera.

Tenemos que comenzar diciendo que en el año pasado PEMEX aportó al país, ni más ni menos que de 42 mil 886 millones de dólares, esto es calificado por el mismo gobierno como una cantidad sin precedentes. Sin embargo el argumento es que para que PEMEX pueda desarrollarse y ser una empresa competitiva necesita que la inversión privada entre a “recuperarla”, no obstante no mencionan que PEMEX es ahora mismo la décima compañía más importante a nivel mundial y la segunda con mayores rendimientos industriales en el mercado petrolero. En 2006 logró utilidades por 72 mil 300 millones dólares, solamente por debajo de Exxon que alcanzó los 79 mil 500 millones. En la principal razón para privatizar PEMEX es que los burgueses quieren que esos más de 70 000 millones de dólares en lugar de que sirvan para financiar el gasto social se empleen para engrosar sus bolsillos.

Para justificar la privatización están llevando a PEMEX a una quiebra artificial, primero le exigen que mas del 70% de sus ingresos se entregue a hacienda por medio de impuestos (una cuestión totalmente absurda que tendrá que modificarse, si los capitalistas pagaran los impuestos que les corresponde, la carga a PEMEX no tendría que ser tan grande) y después el presupuesto que entrega el Estado a PEMEX es ridículo. Su estrategia ha sido simple “la mato y después la remato”.

Por si esto fuera poco, el presupuesto asignado a la paraestatal para este año son los más bajos de la historia “Las inversiones en Petróleos Mexicanos (Pemex) con recursos fiscales, es decir, las financiadas a partir de las contribuciones de los mexicanos, incluidas en el Presupuesto de Egresos para 2007, son las más bajas de toda la historia de la paraestatal al sumar apenas alrededor de 700 millones de dólares. Por el contrario, el monto de inversión proveniente de endeudamiento privado para ampliar la infraestructura en la paraestatal también será el más elevado, al alcanzar 13 mil 800 millones de dólares, revelan informes de la empresa” (la Jornada, 12 de Agosto 2007) y de este presupuesto, del gasto programado para PEMEX en 2008, el 83% está destinado al pago de la deuda de los Proyectos de Inversión Financiada con Impacto Diferido en el Gasto Público (Pidiregas). Esto es increíble.

La pregunta que nos debemos de hacer ahora es la siguiente ¿de dónde piensa sacar el Estado esa cantidad de recursos que antes obtenía por parte del petróleo, lo cual representa un aproximado del 38% del presupuesto federal? Al responder esta pregunta, veremos como la privatización de PEMEX no es asunto de los trabajadores que laboran en esta empresa, sino de todos los que vivimos en México. La reforma hacendaria que se aprobó a principios de año, plantea el aumentar el pago de impuestos a la gasolina, y esto a significado en la primera fase un aumento generalizado de los productos de primera necesidad; ahora bien, el impuesto a la gasolina aumentará hasta llegar al 5% esto supondrá una nueva escalada de precios. Sin embargo esto no es todo, el gobierno sabe que esto no será suficiente para mantener los nada despreciables salarios de diputados (“los legisladores perciben al mes 77 mil 888 pesos por concepto de dieta, 45 mil 786 para la asistencia legislativa y 28 mil 772 para sus actividades de gestión y atención ciudadana.”, la Jornada, 26 de febrero) y senadores, los jueces que defendieron el fraude electoral, etc. Entonces en ese momento, con la mano en la cintura, el espurio planteará que se debe de gravar con IVA a medicamentos, comida y libros. Si no, ¿cómo le hacen para mantener sus jugosos sueldos?

En pocas palabras, lo que está pasando con PEMEX es lo siguiente, en los últimos siete años ha obtenido los mayores ingresos de su historia, sin embargo en este mismo periodo la empresa tuvo pérdidas por al menos 260 mil millones de pesos, esto debido a los impuestos que paga al Estado y su falta de presupuesto dictaminado por el mismo Estado, esto da como resultado que de 1996 al 2006 sus pérdidas hayan aumentado en un 11.33% anualmente.

Es cierto que también existe un agotamiento en uno de los mayores yacimientos de petróleo (Cantarell), lo que hizo que se produjera en el 2007 5.3% menos que en el 2006. Pero si hubiera los recursos necesarios, es decir que PEMEX no tuviera que pagar la cantidad ingente de impuestos que ahora paga, habría los recursos necesarios para explorar aguas profundas y nuevos yacimientos, sin embargo, ésta es la excusa perfecta para brindarle a las grandes multinacionales contratos millonarios para que ellas hagan este trabajo, se han establecido convenios de cooperación con cinco multinacionales: la anglo holandesa Royal Dutch Shell, Petrobras, de Brasil, Staoil de Holanda, la canadiense Nexen y el gigante petrolero estadounidense Chevron-Texaco. Estos contratos en primera instancia son simplemente para la investigación y auxilio, sin embargo, está claro que ahora están ya haciendo trabajos que la constitución misma se los prohíbe.

Así vemos que este gobierno está siguiendo la línea general de Salinas de Gortari a la fecha, su lema principal es “dar la oportunidad de enriquecerse a los que más tienen y luego que los millones de desposeídos se aprieten un poco más el cinturón para ellos mantengan nuestros privilegios”.

¿Cómo se debe defender los energéticos?

Frente a toda esta política entreguista, nosotros los trabajadores, por supuesto, tenemos que organizarnos y movilizarnos de forma contundente, como ya lo hemos explicado no es el problema de los petroleros, de igual forma que el problema de la privatización de la industria eléctrica no es el problema sólo de los electricistas, es el problema en general de todos los trabajadores, si se privatiza PEMEX, el gobierno buscará que la parte del presupuesto que hoy viene de la paraestatal mañana salga de bolsillos de los trabajadores.

Es por eso tan importante que todos participemos, en los sindicatos, en los barrios, en las escuelas, en todos lados tenemos que volcarnos, decididos a la defensa del petróleo participando activamente en las manifestaciones que se han convocado, sin embargo tenemos que aclarar un detalle en la táctica de la defensa petrolera, Andrés Manuel López Obrador ha llamado a que se conformen comités en defensa del petróleo y eso está muy bien, varios sindicatos y en general el movimiento de los desposeídos ha tomado con las dos manos esta iniciativa, pero tendríamos que detenernos a pensar un momento sobre los pasos a seguir en esta lucha.

El domingo 24 de febrero, en el mitin frente a la torre de PEMEX, AMLO dijo que lucharemos para impedir esta política entreguista de privatización de PEMEX, pero al mismo tiempo dijo que sería una lucha pacífica y un día más tarde comento que la violencia no es el camino y que él se pondrá al frente para que el movimiento no se desborde, éstas son las mismas palabras que escuchamos en la lucha contra el fraude electoral y los resultados ahora se ven y se sienten; un Estado que saca al ejército a las calles, un presidente que modifica el régimen de jubilaciones y pensiones, un intento de privatizar el petróleo y la industria eléctrica, que está impulsando la modificación a la Ley Federal del Trabajo, etc. Éste es el fiel resultado de la imposición de Calderón.

La cuestión es simple, nosotros los marxistas no somos violentos, no creemos en los métodos del terrorismo individual, si a eso se refiere AMLO estamos totalmente de acuerdo con él, pero al mismo tiempo afirmamos categóricamente que acciones como el plantón, por sí mismas no podían detener el fraude, nosotros planteamos la necesidad de una huelga general. Con la implementación de una política de este tipo el paro de la producción hubiera obligado a la burguesía a replegarse antes de perderlo todo. También explicamos que la huelga general es en el fondo más pacífica que los ataques del gobierno que atentan contra la vida misma de las familias obreras, es al mismo tiempo un derecho que tienen los trabajadores para luchar por sus demandas y el petróleo es una de ellas.

Si AMLO se pone al frente de la lucha no puede plantearse como táctica la misma que ya fracasó en el caso del fraude. No fuimos hasta el final, porque las medidas que planteó no fueron suficientemente firmes como para doblegar a la burguesía. Para que esta lucha triunfe, se tiene que apoyar en los trabajadores que es la base de su movimiento y no en diputados y senadores de la derecha del partido (PRD) que en muchas ocasiones hacen el caldo gordo a la política del PRIAN y presionan para regatear una política de derecha, obteniendo menos que migajas.

La única posibilidad que tenemos para salir victoriosos es involucrar en esta lucha a todos los trabajadores del país, comenzando con los trabajadores petroleros, a los cuales se les ataca y desprestigia por parte de las plumas de la burguesía acusándoles de corruptos, inconcientes, privilegiados, apáticos, etc. Se tiene que distinguir que los únicos que corresponden a las descripciones antes dichas son la mayoría de los dirigentes sindicales, los cuales no se han cansado de mercar con los derechos de los petroleros; sin embargo en las bases de los trabajadores existe una preocupación legítima con respecto a la privatización, son concientes de lo que ha significado la privatización de otras ramas de la industria, bajos salarios, pérdida de contratos colectivos, precarización laboral, etc. Los trabajadores de base, las bases del sindicato son los sectores que tendrán que jugar un papel decisivo en la lucha. Al lado de ellos estaremos los restantes, todo el pueblo trabajador cerrando brecha para impedir la privatización. Los comités en defensa del petróleo se tienen que convertir en los principales promotores de una huelga general de 24 horas, si esto no basta, el siguiente paso es la huelga general de 48 horas y si la burguesía no entiende quién es el que verdaderamente manda aquí, se tiene que plantear la huelga general indefinida. A la consigna general se le puede sumar un pliego petitorio que agrupe las demandas más sentidas, por ejemplo, contra la privatización de la industria eléctrica, contra la reforma a la Ley Federal del Trabajo, por la libertad de los presos políticos, contra la represión, por un aumento al salario mínimo de emergencia y la caída del gobierno de Calderón.

Sólo sumando fuerzas bajo un pliego petitorio único, tomando medidas firmes como la huelga general y movilizándonos de forma decidida venceremos.

¡El petróleo no se vende, se defiende!

¡Por la renacionalizacion de PEMEX, la Industria Eléctrica bajo el control democrático de los trabajadores!

¡Por la caída del gobierno de Calderón!

¡Huelga General!

 


banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos