En el último periodo hemos visto otro lamentable ejemplo de la salvaje anarquía de la economía capitalista y su intención de hacer que los trabajadores carguemos con todo el peso de su crisis éconómica. Esta es la historia de ciertos acontecimientos recientes en la fábrica de Honda en El Salto, Jalisco; las grandes ganancias de los burgueses y la ferviente lucha de los trabajadores para defender su derecho al trabajo y a la vida digna.

En mayo de 2010, como respuesta a la falta de prestaciones, utilidades y salarios dignos que permitan a los trabajadores enfrentar la terrible inflación, una veintena de trabajadores de la planta de Honda de El Salto se reunieron para discutir la posibilidad de crear un sindicato para su fábrica que pudiera levantarse como un verdadero órgano de organización y lucha de los trabajadores, a diferencia del sindicato que actualmente existe que no hace más que defender los intereses de la patronal. Los trabajadores se quejaron de la situación de férrea sobre explotación que se vive dentro de la fábrica (donde ir al baño o beber agua puede ser suficiente como para poner en riesgo el empleo), la falta de aumentos salariales que permitan sortear la inflación y cuestiones similares. Por todo esto, y en compañía de varios activistas magisteriales y sindicales en su reunión, los trabajadores decidieron dar pasos adelante para ponerle un "hasta aquí" a la salvaje ambición de la patronal. Así empezó la lucha de los trabajadores de la Honda de El Salto por constituir un sindicato combativo en dicha empresa.

Esta lucha llegó a un punto crítico el 8 de diciembre pasado cuando, después de que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social rechazara sistemáticamente la solicitud de reconocimiento del sindicato independiente, el comité ejecutivo del naciente sindicato (electo democráticamente por los trabajadores de la planta) declaró que la STPS no hace más que apoyar a la patronal de la planta en sus despidos, recortes de utilidades, de prestaciones y diversos golpes contra los trabajadores. Afirmó también que el sindicato actual no hace más que ayudar a los patrones a sobrecargar de trabajo, quitar utilidades y despedir a los trabajadores. Finalmente, llamaron a los sindicatos mexicanos e internacionales (como la UAW o Unión de Trabajadores Automotrices norteamericanos) para echar su lucha adelante.

Como respuesta a esto, la Honda decidió despedir a José Luis Solorio, trabajador con 16 años en la fábrica y uno de los impulsores del sindicato independiente. Esto pasó después de una deplorable campaña de hostigamiento que rayaba en la tortura psicológica por parte de los encargados de recursos humanos de la fábrica hacia el compañero, el cual relata que se le interrogó en la fábrica sobre cosas como su dirección, sus pasatiempos y cosas similares. Este golpe se suma a la situación de hostigamiento a los trabajadores con llamadas y vigilancia y la significativa cantidad de trabajadores arbitrariamente despedidos de la fábrica en el último período y es una clara medida para amedrentar al comité ejecutivo y al conjunto de los trabajadores para intentar espantarlos y disuadirlos de sus intenciones de luchar por sus derechos.

Actualmente, ya ha habido pronunciamientos por la reinstalación de los compañeros despedidos y en apoyo a la lucha de los compañeros de Honda por un sindicato combativo y en defensa de sus derechos al trabajo y la vida digna. El sindicato de mineros de México, la UAW y los United Steeelworkers (USW, el sindicato de trabajadores de la industria metalúrgica norteamericana, uno de los sindicatos más poderosos de EUA) ya se han solidarizado con los compañeros.

Cabe mencionar que la precarización de las condiciones de los trabajadores de la fábrica de El Salto no puede justificarse por la bancarronta de la Honda. De hecho, hay que decir que las ventas de Honda en México se incrementaron un 36% el pasado año. Y, por si fuera poco, el auto que más se ha vendido es el modelo CR-V y, adivinen donde se manufactura este vehículo; así es, en la fábrica de El Salto. Y esto llega al punto de decir "En fechas recientes la empresa anunció que en 2011 podría invertir entre 15 y 20 millones de dólares para ampliar su capacidad de producción en territorio mexicano y particularmente en Jalisco". (Con información de Finsat/Gabriela Chávez/JJJ). Esto es solamente otra prueba de que la supuesta "recuperación" de la economía no es más que el aumento de las ganancias de los patrones y que nada de esto se verá reflejado en nuestros bolsillos a menos que salgamos a luchar para defenderlos.

Los compañeros de Militante nos solidarizamos con la lucha de los trabajadores de Honda y les manifestamos nuestro apoyo para echar adelante la lucha. La economía se encuentra en una brutal crisis de sobreproducción y los patrones harán todo para que la crisis la paguemos nosotros con nuestras prestaciones, nuestro salario, nuestro empleo y hasta nuestra vida; todo esto a menos que salgamos a las calles a poner un alto a sus oscuras intenciones.

Contra la política de los empresarios y su gobierno, a organizar las acciones en defensa del trabajo y el salario unificando la lucha de todas las organizaciones de la clase trabajadora. En este sentido, los compañeros de Honda ponen el ejemplo.

 

¡Sigamos adelante!

¡Reinstalación inmediata a todos los compañeros injustamente despedidos!

¡Por un aumento de emergencia de los salarios para contrarrestar la inflación!

¡Por el reconocimiento del sindicato democrático de los trabajadores de Honda de El Salto, Jalisco!


banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos