Convocado por la Tendencia Marxista Militante, sección mexicana de la Corriente Marxista Revolucionaria internacional (CMR), el pasado 7 de mayo, en la ciudad de Puebla, se llevó a cabo con éxito el Primer Encuentro Sindical de Trabajadores cuyo tema central fue: “La crisis del capitalismo, la contrarreforma a la Ley Federal del Trabajo y el papel de los sindicatos”.

Encuentro en La Casa del Obrero

El lugar de reunión fue La Casa del Obrero, ubicada en el No. 8 de la calle 15 Oriente en la colonia El Carmen de la ciudad de Puebla, con la asistencia de aproximadamente 30 trabajadores de varias organizaciones. Tales como el Sindicato de Trabajadores de la Empresa SEGLO (proveedora de Volkswagen), el Sindicato Unitario de Trabajadores de la Universidad Autónoma de Puebla (SUNTUAP), el Consejo Democrático Magisterial Poblano (CDMP), el Movimiento de Bases Magisteriales de Tlaxcala (MBMT), la Alianza de Pensionados y Jubilados por el IMSS, así como trabajadores en activo del mismo IMSS, simpatizantes de la Coordinadora de Redes Ciudadanas del Estado de Puebla, el Sindicato Mexicano de Electricistas, la industria textil, varios medios informativos y miembros de Militante.

¡No a la contrarreforma laboral!

El primer ponente (invitado) fue el compañero Abelardo Cuellar, abogado laboralista de izquierda y asesor jurídico del SUNTUAP, quien centró su participación en los principales aspectos de la iniciativa de reforma a la Ley Federal del Trabajo que han presentado los partidos de la burguesía, el PRI y el PAN.

Habló sobre la violación a los derechos laborales en términos del ingreso, la permanencia y promoción de los trabajadores. Comentó, por ejemplo, que con las nuevas modalidades de contratación individual y la flexibilidad de horarios (por horas, días, temporada y a prueba) que se proponen, se eliminaría la relativa estabilidad laboral. Ello tiende a evitar la generación de antigüedad por parte de los trabajadores, fija el salario en función de la calidad y productividad, y abarata más el despido.

Además, señaló, se plantea legalizar lo que por la vía de los hechos existe, la subcontratación mediante terceros (esquema conocido como outsourcing), para eximir a las empresas de pagar derechos como la seguridad a los trabajadores y otro tipo de prestaciones. Finalmente, concluyó su participación ratificando la necesidad de que los sindicatos deben dar una lucha no sólo en el ámbito legal contra la reforma que proponen el PRI y el PAN, sino además llevar su lucha de lo económico a lo político hasta lograr conquistar el poder por parte de los trabajadores y frenar así los ataques de los gobiernos de derecha.

¡Qué la crisis la paguen los capitalistas!

Luego vino la exposición del camarada Felipe Castro, miembro de nuestra Tendencia Marxista Militante en Puebla, quien inició haciendo un breve, pero sentido homenaje a la memoria de Fernando Castro Azuara, fallecido en febrero del 2010, y Ricardo Márquez Ábrego, quien murió el mismo mes, pero de este año. Se trató de dos camaradas muy cercanos que apoyaron de manera importante a seguir construyendo una alternativa organizativa y revolucionaria para los jóvenes y trabajadores en nuestro país y a nivel internacional encarnada en Militante y la CMR.

Después de este reconocimiento a nuestros camaradas de lucha ya fallecidos, entró en materia dando un contexto general sobre la crisis por la que sigue atravesando el capitalismo. Señaló que no se trata de una crisis cualquiera, sino de una crisis clásica de sobreproducción, cuyo origen se encuentra en que la forma de producción bajo el capitalismo es social, pero la forma de apropiación de esa riqueza producida por la fuerza de la clase trabajadora es privada, a beneficio de los capitalistas.

Dijo que con la actual crisis económica mundial se ratifica que estamos viviendo un nuevo periodo de desarrollo del capitalismo que ha dejado de jugar un papel progresista para la humanidad. El anterior periodo de relativo auge económico, lejos de significar mejoras en los niveles de vida de los trabajadores y de haber creado ilusiones en el capitalismo, estuvo basado en una sobreexplotación de la clase trabajadora y sentó las bases para una mayor agudización de la lucha de clases en América Latina y Europa.

Señaló que, ahora el relativo equilibrio capitalista está roto y se ve la verdadera cara de este sistema explotador, cuya curva de desarrollo es descendente y no puede ofrecer ninguna alternativa a la humanidad. Por el contrario, a pesar del extraordinario desarrollo que han alcanzado las fuerzas productivas, este sistema impide y niega la satisfacción de las necesidades de la población.

No obstante, a pesar del fracaso y bancarrota del capitalismo, explicó, éste sistema no colapsará por sí solo, pues no hay una crisis final del capitalismo. Éste sólo puede ser derrocado por la fuerza consciente y organizada de la clase trabajadora que lleve a cabo la revolución socialista triunfante. Mientras esto no suceda, dijo, la burguesía seguirá cargando el costo de la crisis que ella misma generó (por su forma anárquica de producir en función de obtener el máximo beneficio) sobre los hombros de los trabajadores. ¿Cómo? Socializando las perdidas y privatizando los beneficios. Los gobiernos pro capitalistas, por ejemplo, han destinado billones de dólares para rescatar a los banqueros y empresarios, a costa de incrementar la deuda pública y aplicar planes de austeridad que significan recortes al gasto social. Esto ratifica, enfatizó, que la democracia burguesa es en el fondo la dictadura del capital y que los gobiernos no son más que los administradores de los negocios de la burguesía.

¡Por un sindicalismo democrático, combativo y de clase!

A pesar de las medidas salvajes que la burguesía está impulsando no ha logrado resolver la crisis. Por el contrario, está agravando más la situación con implicaciones terribles para la juventud y la clase trabajadora. En el caso de México, explicó, la fuerte dependencia económica que tiene respecto a Estados Unidos, obliga al gobierno espurio de Calderón a abaratar el costo de las mercancías para hacer más competitivas las exportaciones mexicanas y tratar así de resarcir la caída económica del 6.5% en el año 2009. Para Calderón, reducir costos de producción significa principalmente abaratar más la mano de obra mediante la eliminación de todos los derechos conquistados por los trabajadores. De ahí la necesidad de reformar la Ley Federal del Trabajo.

Por ahora, la aprobación de dicha contrarreforma se ha detenido en el congreso, pero ante la prolongación de la crisis capitalista mundial y las consiguientes implicaciones para la economía mexicana, los partidos de la burguesía (el PRI y el PAN) no abandonaran su intención de eliminar hasta los más mínimos derechos de los trabajadores. Ante este ataque y la actual situación de crisis del capitalismo, explicó, es más necesario que nunca dar la batalla por rescatar a los sindicatos de las manos de los dirigentes charros traidores e impedir la intervención del Estado en la vida interna de estas organizaciones naturales de los trabajadores. Crear corrientes de izquierda marxistas y democratizar la vida interna de los sindicatos para transformarlos en verdaderas herramientas de lucha frente a la ofensiva de los capitalistas.

¡Por un Frente Único de Lucha y por el Socialismo!

Durante el debate participaron más de diez compañeros. Todos coincidieron en la bancarrota total del capitalismo que se está traduciendo en una mayor descomposición social (miseria, desempleo, violencia, narcotráfico, etc.) ; en la necesidad de luchar contra el charrismo sindical y rescatar a los sindicatos; así como en impulsar un Frente Único de Lucha de todas las organizaciones sociales de izquierda de los trabajadores (sindicatos, PRD, PT, Movimiento de Regeneración Nacional, SME, CNTE, campesinos, etc.) que impulse acciones colectivas (como una huelga general de 24 horas) para demostrar el verdadero poder que tiene la clase trabajadora, derroquen al gobierno de Calderón, planteen la toma del poder por parte de los trabajadores y la transformación socialista de la sociedad, como única alternativa ante la barbarie que significa el capitalismo.

Al final, después de casi cinco horas que duró el Encuentro, la mayoría de los trabajadores que asistieron votaron a favor de una Declaración (incluida abajo) que se comprometieron a difundir y discutir en sus sindicatos para que se adhieran a ella más trabajadores y, además, se conformó una comisión para preparar el Segundo Encuentro Sindical.

También, varios trabajadores hicieron donativos económicos para seguir construyendo la organización y ampliando la lucha por el socialismo; otros adquirieron material editado por nuestra Fundación Federico Engels para seguirse formando en las ideas del marxismo científico y algunos más se suscribieron a nuestro periódico “Militante, Voz marxista de los trabajadores y la juventud” para continuar publicando la prensa obrera. Sin duda, el Encuentro ha sido un paso adelante para el movimiento obrero en Puebla y la lucha de la clase trabajadora contra el capitalismo y por el socialismo a nivel nacional e internacional.

¡Únete a Militante y luchemos por la transformación socialista de la sociedad!


banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos