A poco más de cuatro años de la toma militar de Luz y Fuerza del Centro por parte del gobierno del espurio de Calderón, acción que dejó de forma automática sin empleo a más de 44 mil trabajadores, sus trabajadores siguen dando la batalla por sobrevivir y seguir en pie de lucha mientras la dirección sindical mas allá de dar una solución real al conflicto sigue confiando plenamente en aquellos que han traicionado y castigado a los trabajadores cada vez que les place -SEGOB-. Es momento que el SME rescate sus mejores tradiciones y de un puñetazo en la mesa para recuperar el empleo, el SME tiene ese potencial y debe aprovecharlo para ganar.

 

Un poco de historia

Todos recordaremos la madrugada del 11 de octubre del 2009 como uno de los días más singulares en la lucha de clases en nuestro país. Al momento que ingresaba la policía federal y el ejército a las instalaciones de LyFC, los trabajadores comenzaban a abarrotar su sindicato reinando la confusión pero también la determinación de responder con contundencia a esta acción contra la clase obrera mexicana. A menos de ocho horas después de la toma ya había una concentración en el monumento a la Revolución donde miles nos aglutinamos en apoyo de los electricistas, es discurso era: “daremos la batalla legal porque la justicia está de nuestro lado, esta acción se desarrollará a la par de movilizaciones, marchas, mítines, boteos masivos, etc,” el representante del sindicato advertía que el gobierno de Calderón se descarrilaría.

Entre las bases del sindicato se insistió en la unidad, dejando atrás las disputas por las elecciones internas, y aunque los dirigentes pactaron la unidad, en los hechos los dirigentes nunca se unieron en un planteamiento político y táctico para embestir este ataque.

El apoyo de todos los sectores no se hizo esperar, el jueves 15 de octubre en una acción histórica la clases obrera y la juventud respondimos con contundencia, cerca de medio millón marchamos al Zócalo: sindicatos, juventud, campesinos y hasta el mismo Andrés Manuel López Obrador estaban presentes. Era la respuesta que teníamos que dar: contundencia y unidad. AMLO literalmente se puso a las órdenes del sindicato, “será el sindicato quien marque los pasos a seguir”, eran sus palabras.

Desde nuestro punto de vista ¿Cual eran eso pasos a seguir? Si contabas con el apoyo de la base de sindicatos tales como: STUNAM, SITUAM, Mineros, IMSS, Telefonistas, Aeropuerto, CNTE y estudiantes de todo el país, la factibilidad de la huelga general era un hecho. Ésta no sería una acción desesperada, desorganizada e histeria, era una acción necesaria y eficaz para echar atrás al espurio. Teníamos al máximo dirigente de masas marchando con vuestro movimiento, solo teníamos que hacerle un llamado contundente a las bases de los partidos de izquierda para que respaldaran la huelga de 24 horas.

Qué debemos hacer

Nunca debimos ni debemos de confiar en las leyes cuando estas están en manos de quienes nos quieran ver hundidos en la miseria. Siempre la movilización será la garantía para arrebatar al gobierno negociaciones así como lo que nos corresponde. Sin movilización y acciones que trasciendan nuestra lucha gremial, el gobierno nos citará una y otra vez, a ellos no les quita nada estar horas y horas en la SEGOB platicando “el porvenir y bienestar del país”, pero sí son nuestras familias las que están sufriendo hambre y privaciones, somos los trabajadores los que tenemos que estar mendigando con bote en mano algún apoyo, emplearnos en chambitas o empleos precarios.

Los trabajadores hemos puesto todo hasta el cansancio y hasta la vida misma (ha habido compañeros suicidados por la desesperación e incluso un compañero asesinado, situación silencia por la dirección sindical) pero ha sido nuestra dirección quien no ha tomado el camino correcto, intentando convencer a un león que coma lechuga en vez de confiar en la base militante del sindicato y darle un nuevo impulso a la lucha en el marco de las movilizaciones masivas de la CNTE y de MORENA. El SME no debe de luchar aparte ni tampoco ponerse a la cola de los acontecimientos, éste debe de impulsar la unidad en un frente único concretizando la conformación de un Consejo General de Huelga, siendo una de sus primeras tareas impulsar la convocatoria a un paro nacional en contra del gobierno de Peña, sus contra-reformas y echar abajo el decreto de extinción. Los trabajadores debemos de saber claramente quienes es nuestro enemigo y demos de combatirlo firmemente. Los empresario, las burguesía y sus gobiernos nos han dado con todo por qué nosotros tenemos que ser condescendientes.

Es hora que el SME retome sus mejores tradiciones como las vividas en la huelga de 1916 y 1936 y como las batallas protagonizadas por la defensa de la industria eléctrica en 1999. Las victorias históricas que forjaron nuestro sindicato no fueron obra de un pacto en la SEGOB, ni un acuerdo entre hombres de traje, fue resultado de una lucha intransigente contra los patrones y el gobierno y solo así podremos volver al empleo.

¡Viva el SME!

¡Abajo el decreto de extinción!


banner revolutionary left

banner libres y combativas

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos