Los efectos en la economía mexicana de la peor crisis que ha experimentado el capitalismo en los últimos 80 años a nivel mundial se han expresado en un deterioro de los niveles de vida de los trabajadores en cada una de las entidades de nuestro país.

Caída de la producción

En el caso del estado de Puebla, según la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, la producción industrial en la entidad cayó del 10 al 30% en 2009, siendo los sectores automotriz, metalmecánico y de alimentos los más perjudicados. La producción de la armadora Volkswagen (VW), por ejemplo, al cierre del tercer trimestre de 2009, se redujo en 35.6% con respecto al mismo periodo del 2008, apenas por debajo del promedio de todas las marcas que operan en el país, cuyo volumen de fabricación disminuyó en 37.7 por ciento (La Jornada de Oriente, 14/10/09) y la comercialización de sus vehículos en el país disminuyó un 15.7% de enero a noviembre pasados con relación al mismo periodo de 2008, mientras que la reducción total de las ventas de automóviles de las diferentes marcas en el país fue del 28.3 por ciento (La Jornada de Oriente, 10/12/09).

Desempleo

Con respecto al desempleo, en septiembre pasado, la tasa de desocupación se incrementó a 5.1%, con lo que 122 mil 396 poblanos se encontraban ya sin trabajo. En el caso de la ciudad capital, el desempleo llegó a su máximo histórico de 6.9% con 61 mil 300 personas sin trabajo, en tanto que el sector informal se elevó del 20.8 al 33.2 por ciento (La Jornada de Oriente, 17 y 19/11/09).

Lo anterior está relacionado con el cierre de tres mil 959 negocios propios registrados en Puebla en septiembre pasado (La Jornada de Oriente, 17/11/09), cifra que se ubica dentro del medio millón de pequeñas y medianas empresas que cerraron sus puertas en nuestro país, implicando ello la pérdida de un millón y medio de empleos a nivel nacional durante 2009 (La Jornada, 22/12/09).

La situación es más grave si consideramos que hablamos de miles de familias que dependían de los ingresos de las personas ahora desempleadas. Ejemplo de esto es el caso del municipio de Juan Galindo, Puebla, donde el 80% de la actividad económica dependía de los cerca de dos mil trabajadores de Luz y Fuerza del Centro que laboraban en la división hidroeléctrica de Nuevo Necaxa y que fueron despedidos de la noche a la mañana por decreto presidencial el 10 de octubre pasado; al menos ocho mil personas (de 10 mil habitantes) que tienen familiares que dependían de la paraestatal fueron los afectados y ahora existe el riesgo de que se convierta en un “pueblo fantasma”.

Inflación y carestía la vida

En cuanto al aumento del costo de la vida se refiere, durante 2009 algunos productos de la canasta básica alcanzaron el precio más alto registrado en los últimos nueve años en el estado de Puebla. Para 2010, con la aprobación del incremento al IVA del 15 al 16% y el Impuesto Sobre la Renta del 28 al 30%, así como aumentos a las tarifas de luz y de gasolina, se estima que al menos unos 300 mil poblanos vivirán en pobreza extrema. De modo tal que, a finales del año la cifra sería mayor a dos millones de poblanos viviendo en esa situación y el índice inflacionario podría aumentar al 8 por ciento (La Jornada de Oriente, 22/10/09), muy por arriba del 4.85% de aumento al salario mínimo aprobado para 2010 que en términos reales serán dos pesos con 65 centavos. Y ahora ni las remesas, que en el pasado significaban un respiro para miles de familias dependientes económicamente de migrantes poblanos que trabajan en Estados Unidos, podrán ayudar a sobrellevar la vida, pues, la tendencia en el envío de estas a la entidad seguía siendo negativa (con una caída del 13%) en septiembre pasado.

Perspectivas y lucha de clases

El panorama económico para el año que inicia sigue siendo poco alentador. En cuanto al tema del empleo, en el mejor de los casos, se crearan puestos de trabajo temporales y con fines electorales, pero no empleos de calidad en la entidad. Por el contrario, la única salida que encuentran los empresarios para conservar sus ganancias es reducir las condiciones de trabajo al mínimo, eliminando las prestaciones laborales conquistadas en el pasado por la clase trabajadora.  Muestra de ello, es el caso de la empresa SEGLO (proveedora de VW), quien con el argumento de ser competitiva, en octubre pasado liquido a 850 trabajadores, cambió de razón social y los recontrató; ahora les pagará un 30% menos de salario y les quitará algunas prestaciones laborales que tenían, como el bono de productividad y el fondo de ahorro. La armadora VW, por su parte, tiene dentro de sus estrategias para el 2010 aplicar el banco de horas individual, no pagar horas extras y establecer un “Calendario Laboral Flexible” para evitar el costo excesivo que causa el encender y apagar las máquinas cada vez que es un día feriado. Además que, de seguir las bajas ventas, se podría reducir a dos turnos –en lugar de tres– la fabricación de algunos modelos y serían despedidos unos 2 mil 500 obreros.

Estas son parte de las condiciones económico materiales en Puebla para la lucha de clases por el reparto de la plusvalía generada por los trabajadores y la defensa de los derechos laborales que debe vincularse con la transformación socialista de la sociedad ¡Únete a Militante y luchemos juntos dentro los sindicatos!

 


banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos