¡PRD-CND y Sindicatos a poner manos a la obra!
La crisis sanitaria que estamos padeciendo viene a exponer clara y brutalmente las contradicciones propias del capitalismo, un sistema basado en la máxima ganancia para la burguesía por sobre todas las calamidades que puedan sufrir los trabajadores.

Los patrones, principal obstáculo para resolver la epidemia

El 26 de abril pasado Gobierno del Distrito Federal (GDF) determinó que se requerían 10 días de suspensión de actividades (¡tan solo 10 días!), junto con las medidas sanitarias que se están aplicando para cortar la cadena de transmisión del virus y con ello detener el crecimiento de la epidemia. No obstante la presión de las organizaciones empresariales así como del gobierno federal, hicieron que no se realizara la suspensión de la actividad económica tal como lo señalaba el GDF, por lo tanto el gobierno perredista se limitó a decir que si seguían aumentando el número de infectados y muertos se tendría que considerar un plan B que incluiría la suspensión de todas las actividades de la ciudad incluyendo el Metro. En otras palabras el GDF estaba presionando con suspender el servicio del Metro para que se tomara la decisión de detener la actividad económica. El plazo fijado para hacer esta evaluación eran el lunes y martes pasados.

El día de hoy, miércoles 29, el director del Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades, Miguel Ángel Lezana, ha dado los resultados de dos grupos de muestras de pacientes enfermos y fallecidos presuntamente por la influenza porcina, determinándose los siguientes resultados:

Primer grupo, de 51 muestras 17 dieron positivo al virus de la influenza porcina, es decir el 33%. De los 17 infectados 7 fallecieron es decir el 41%.

Segundo grupo, de 65 muestras analizadas 23 de ellas dieron positivo en influenza porcina, es decir el 35%. No se indico el número de fallecidos del grupo.

Con esta información se confirma el crecimiento de los infectados por el virus que mutó a partir del tipo A-H1N1, y ha quedado comprobada su alta peligrosidad. Pero aun cuando se han confirmado estos casos el GDF aun no ha anunciado el plan “B” o mejor dicho no se ha decretado la suspensión de la actividad económica, por el contrario la medida de cerrar parte de los establecimientos de comida ha generado mayores presiones de las cámaras empresariales, las cuales han calificado de “exageradas” las medidas del gobierno capitalino, de forma totalmente hipócrita el presidente de la agrupación empresarial CANACINTRA declaro el día de hoy; "No se debe detener la marcha de la economía; antes bien, se debe de seguir trabajando”, aunque no aclaró quién debe de seguir trabajando, no se refería a los patrones que seguramente ya se encuentran fuera del país o en lujosas residencias apartadas del foco de infección, por el contrario se refería a los millones de proletarios que día a día exponen la vida ante esta mortal enfermedad: ¡que sigan trabajando!

Incluso en esta etapa inicial donde el problema, de acuerdo al punto de vista del GDF, podría o podía ser controlado con tan solo 10 días de suspensión de labores, la burguesía ha demostrado su indiferencia e incapacidad orgánica para resolver el problema ¡Los patrones no están dispuestos a sacrificar las ganancias de 10 miserables días! Prefiere arriesgar la vida de millones de trabajadores antes que dar un pequeñísimo paso atrás en sus intereses privados ¡La burguesía y su gobierno son el principal obstáculo para proteger la salud, e incluso la vida, de millones de trabajadores!

Las organizaciones de la clase obrera deben actuar de inmediato

Las contradicciones internas del gobierno de Calderón son la expresión de una burguesía en crisis, incapaz de organizar nada que no sea confusión. Si esto ya lo sabíamos se ha ratificado al 100% en los últimos días con las medidas que han tratado de implementar para detener la epidemia y es que en días la burguesía no puede resolver lo que no ha hecho en décadas; es decir instalar un sistema de salud adecuado para la población, esté es el fondo de la incapacidad médica para detener los contagios.

La infraestructura médica junto con el personal calificado, enfermeras y doctores, ha venido mermándose paulatinamente. Todo el terreno perdido por las dependencias públicas ha sido tomado por empresas privadas que ahora cuenta con grandes hospitales y cadenas farmacéuticas.

El Gobierno Legítimo (GL) presidido por Andrés Manuel López Obrador (AMLO) a través de su Secretaría de Salud ha reconocido y respalda estas conclusiones desde hace tiempo. Puede consultarse en la página de internet de la secretaría un artículo del 31 de octubre del 2007 donde se reconoce que las medicinas requeridas y su abasto seguro son artículos de primera necesidad. Productos que hacen la diferencia entre una vida sana y la muerte, la enfermedad y la discapacidad no pueden ser tratados como simples bienes, sujetos a las fuerzas del mercado y los acuerdos internacionales de comercio.

Es tal el reconocimiento del deterioro del sistema de salud que incluso la secretaría tiene un apartado en su página que se llama Comités Autogestivos haciendo referencia al papel que tiene que jugar la organización independiente del sistema de salud oficial para atender las necesidades sanitarias de la población. Desafortunadamente éste es el único apartado que carece de información y avances, no obstante indica claramente que el GL es consciente de que se deben de implementar medidas de auto-organización para atender la salud de la clase trabajadora.

Ante un problema de las magnitudes al que nos enfrentamos es necesario crear organismos de participación que involucren al conjunto de trabajadores sanos dispuestos a participar, tal como ocurrió después del terremoto de 1985, donde la incapacidad del gobierno para atender a los lesionados, realizar rescates, eliminar focos de infección, etcétera, fue cubierta con la participación activa de cientos y miles de trabajadores que en ese momento se convirtieron en rescatistas profesionales, paramédicos, albañiles, terapeutas, cocineras, organizadores; en un cuerpo vivo al rescate de la sociedad y de la clase trabajadora. Tenemos que recuperar ese ejemplo y tomar parte activa en la solución del problema, es cierto que implicará riesgos como en el 85, pero ahora tenemos algo que no teníamos en esos años, y eso es el PRD-CND, que no debemos de olvidar se encuentra al frente del gobierno del D.F. y junto con el GL pueden y deben de colaborar con la organización en cada colonia para impulsar diferentes medidas como:

1.- Dotar de infraestructura mínima para organizar comités por la salud de la clase trabajadora, comenzando por un lugar adecuado donde pueda organizarse; por ejemplo las escuelas que están cerradas deben de habilitarse como centros de información, prevención y control de la epidemia.. Estos comités de voluntarios deberán estar compuestos por un número adecuado de participantes que no eleve las posibilidades de contagio y que este en chequeos permanentes. Ello en coordinación y colaboración de personal especializado del sistema da salud pública

2.- El gobierno del GDF deberá de dotar al menos con equipo básico de salud (termómetros, cubre bocas, guantes, antisépticos, vitamina C, etcétera) propaganda preventiva, y material de higiene en gran escala que pueda ser utilizado para dotar a la población.

3.- Una de las tareas más importantes será el de tomar las medidas necesarias para que cada comunidad no presente casos de Influenza porcina, y en caso de existir la comunidad esté enterada y pueda tomar medidas para detener los contagios. Para ello se requiere recabar y dotar de información a la comunidad, esto se puede hacer mediante un boletín electrónico (internet), periódicos murales o pintas, equipos de sonido, que mantengan informada a la comunidad de cualquier brote del virus, sin que impliquen concentraciones de personas.

4.- Estas y otras medidas pueden implementarse sin poner en riesgo la salud de ninguna persona, al contrario serán estas medidas las únicas que pueden controlar los contagios; si la población esta comunicada y enterada fielmente de la problemática en su colonia puede tomar medidas más eficaces. Si al enemigo de por sí invisible se le protege con el desconocimiento el contagio aumenta de probabilidad.

5.- Las Casas en Defensa de la Economía Popular debe de volverse voceros de esta organización, facilitando la infraestructura e información necesaria para llevar adelante un plan de acción organizado.

Utilización de toda la infraestructura existente para solucionar la crisis

Las magnitudes de esta crisis de salud pública tienden a crecer, a diferencia del sismo del 85, donde las dimensiones de la tragedia estaban más definidas. No está claro hasta que niveles puede desarrollarse el contagio, por eso se requieren medidas de fondo para solucionar este problema, estas medidas como hemos visto no pueden tomarse teniendo en cuenta los intereses de la burguesía. La burguesía es de hecho parte del problema, no de la solución.

Los sindicatos que agrupan a los trabajadores de la salud, de las empresas que producen los medicamentos, los alimentos, los productos de limpieza, y todo aquello que es necesario para solucionar esta crisis deben de actuar de forma contundente, no hay margen para una negociación, o se toman todas las medidas necesarias para detener el problema o las deficiencias se pagaran con la vida de los trabajadores.

Es de todos conocido que el efecto del cubre bocas es muy limitado para evitar el contagio, el mismo secretario de salud ha tenido que reconocerlo; más eficiente sería dotar a la población de vitamínicos que eleven su sistema inmune, haciéndolos menos susceptibles de contraer el virus.

Pero las farmacéuticas y demás empresas que producen insumos médicos están en manos de la burguesía, los trabajadores debemos exigir con el apoyo de AMLO y el Movimiento en Defensa de la Economía Popular, que todas estas empresas sean puestas bajo el control de los trabajadores y que la producción sea puesta incondicionalmente al servicio del combate contra la epidemia, dotando sin necesidad de pago a toda la población trabajadora de medicinas, productos de limpieza y alimentos, para detener esta epidemia. Toma de fábricas y control obrero de la producción para detener la epidemia en todas aquellas industrias productoras de alimentos, medicinas y materiales de limpieza.

Las universidades y centros de esparcimiento deben acondicionarse como centros de control de la epidemia.

En las industrias estratégicas que no puedan parar sus labores y entrar en contingencia (electricidad, petróleos, salud, etc.) los sindicatos deberían exigir la contratación de mayor personal para aumentar a 4 los días de descanso con el 100% de salario, y así proteger a los trabajadores de contraer la enfermedad.

La epidemia de la influenza porcina se resuelve eliminando la pandemia del capitalismo

El desarrollo de la ciencia y la tecnología ha avanzado a tal grado que prácticamente cualquier enfermedad es curable, cuando menos se puede prescindir de sus efectos más nocivos como la muerte. El descubrimiento del genoma humano implicó un avance enorme en el conocimiento y control sobre el cuerpo humano, no obstante todos estos avances se encuentran infectados por el virus del capitalismo que no permite que todo su potencial sea explotado en beneficio de las mayorías. El capitalismo es la verdadera enfermedad que mata a millones de personas en todo el mundo no sólo por enfermedades curables sino también por hambre, guerra, falta de empleo y toda una serie de males sociales totalmente evitables.

La epidemia que vivimos ha venido a ratificar la crisis del capitalismo que de por sí ya padecíamos. Compañero trabajador, campesino, estudiante, no tenemos más opción, o acabamos con el capitalismo o él acabara con nosotros de alguna u otra forma. La clase obrera es creativa por naturaleza, necesitamos ahora utilizar esa creatividad y energía en defensa de nosotros mismos, ello pasa por organizarnos y luchar hasta las últimas consecuencias contra este sistema. ¡Únete a Militante y lucha contra la pandemia del capitalismo!

Toma de fábricas y control obrero de las industrias farmacéuticas, alimenticias y de la industria química (detergentes, antisépticos, etc.)

Creación de Comités por la salud de la clase obrera apoyados por los gobiernos perredista, y El Movimiento por la Defensa de la Economía Popular-CND

Intervención de los sindicatos para proteger a los trabajadores de la enfermedad sin riesgo de perder el empleo

¡Por la caída del gobierno de Calderón!


banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos