¿Qué PRD necesitamos los trabajadores?

Los próximos días 3,4, 5 y 6 de diciembre se desarrollará en Oaxtepec, Morelos, el Congreso Refundacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD). Se trata de un acontecimiento importante pues se llega a este tras el serio descalabro del partido en las recientes elecciones de julio pasado y la profundización de las divisiones internas antes, durante y después de este proceso así como una cada vez más marcada contradicción entre el ala de izquierda organizada en torno a López Obrador y la de derecha cuya cabeza visible el Jesús Ortega, expresando dicho fenómeno las presiones desde abajo. 

Pero no solo ello: este Congreso también se desarrolla en el marco de una de las peores y mas profundas crisis económicas en la historia del capitalismo, pero también al mismo tiempo que amplios sectores de la clase trabajadora y de la juventud han dejado de manifiesto que no están dispuestos a tolerar ni un solo ataque mas por parte de Calderón y la burguesía, tal como ha quedado de manifiesto en la movilización de medio millón de personas en la Ciudad de México el pasado 15 de octubre y en el Paro Nacional del 11 de noviembre o en la reciente concentración del domingo 22 convocada por AMLO que abarrotó el Zócalo Capitalino. Ante estas y mas razones, la necesidad de parte de los trabajadores en reflexionar sobre qué es lo que queremos de este que es el principal partido de masas de la izquierda a nivel nacional, el PRD, resulta doblemente trascendente para poder forjar una herramienta de lucha que esté a la altura de las circunstancias para organizar a nuestra clase y para enfrentar al régimen y sus políticas burguesas. Dado esto último, ponemos a disposición de nuestros lectores el punto de vista de los marxistas respecto a lo que consideramos podría fortalecer al PRD para transformarlo en una genuina palanca de lucha en defensa de los intereses de las clases desposeídas. 

Militante

El Congreso de Refundacional del PRD

¿Qué PRD necesitamos los trabajadores?

El Congreso de refundación del PRD se celebra en un contexto  verdaderamente convulsivo; la crisis económica  se ha extendido por más de año y medio dejando tras de sí a casi  2 millones de nuevos pobres, significando ello un saldo aproximado de 6 millones a los largo de nueve años de administración panista; una ciada del PIB que podría llegar al 8% tan sólo este año, mayor desempleo, un incremento de la delincuencia y la violencia  mayor que en tiempos del PRI, una militarización de diversas zonas del país que tiene como pretexto el combate al narcotráfico pero que realmente sólo ha servido para apuntalar un clima de ilegalización y linchamiento de la protesta social.

La manera en que se han definido los presupuestos de egresos e ingresos de la federación son una muestra más de desfachatez y cinismo al atacar directamente los ingresos de los asalariados de y las capas medias, mientras que se preservan los privilegios de oligarcas del conglomerado bancario, industrial y de telecomunicaciones

A la par del los desastrosos resultados en el terreno económico y social, el régimen panista se presenta  como el peor enemigo  de los trabajadores organizados, lo cual se muestra en la persecución al sindicato minero y el intento de destrucción del Sindicato Mexicano de Electricistas, el cual se encuentra desarrollando una heroica resistencia, que a decir verdad, requiere de algo más de la solidaridad formal  que la dirección del PRD le ha mostrado

En este contexto el grupo gobernante no ve ni oye las demandas del pueblo, pretende cubrir su corrupción, con las hojas de parra de la propaganda que sus socios de las televisoras crean. No obstante a la larga el pueblo se da cuenta.

No podemos decir que la actitud e ineptitud del gobierno  nos haya tomado por sorpresa, el ala de derecha del PRD  representada por Jesús Ortega ha optado por apoyar tácitamente al actual gobierno solidarizándose a la hora de votar los presupuestos del estado los últimos años,  no cabe duda que es una vergüenza para todos los perredistas que tan sólo una treintena de diputados de este partido y no todos se hayan opuesto a la aprobación de los presupuestos.

El enfrentamiento de la dirección del PRD encabezada por Jesús Ortiga con Andrés Manuel López Obrador,  ha significado un desastre por donde se le vea, y ha llevado al partido al riesgo de una fractura definitiva.

El colmo de esta situación es la línea de impulsar alianzas  en elecciones locales  con el PAN, lo cual genera desconcierto entre los votantes del PRD. ¿Cómo es posible que pretendamos mostrarnos como una alternativa al gobierno del PAN si nos aliamos con el? De hecho todas las coaliciones con el PAN han significado gobiernos de políticas de derecha que a la larga se traduce en el debilitamiento del partido.

Ha llegado el momento de poner un alto a esta situación, la refundación del PRD requiere de una renovación que parta desde la reorganización de los mismos grupos de base, que rompa con la política de cuotas de poder y que esté firmemente orientada a convertir al PRD en un fiel instrumento de las luchas de los trabajadores. En concreto debemos luchar por cambios en los siguientes frentes:

El Interno:

  • Lanzar una enérgica campaña nacional de afiliación al PRD en la que además de una intensa agitación en torno a la misma, se organicen asambleas en las que se debata la importancia y la trascendencia de participar organizadamente al interior del partido  y en la se dote a la gente de cientos de módulos de afiliación que le den mas y mejores garantías a esta iniciativa.
  • Reconstituir los grupos de base convocando a asambleas de afiliados en cada sección, en cada barrio y ejido, así como en cada centro de estudios y de trabajo, que sean publicas con un periodo suficiente de información para que de manera libre y democrática se elijan comités representativos de las bases. Dichos comités deben reunirse periódicamente y convocar al menos cada mes a una asamblea de afiliados. Sólo así será posible hacer que las bases sientan al PRD como su partido y no el coto de poder de tal o cual cacique local.
  • Lanzar una convocatoria a congreso nacional para debatir la línea política con la libertad de todos los afiliados para elaborar los documentos políticos y organizativos que consideren convenientes, con el objeto de bajar el debate a las bases y que se construya un proyecto de sociedad que compartan  tanto los militantes actuales del PRD y por el cual estén dispuestos a luchar.
  • La salida del PRD de todos los elementos derechistas que han llevando al partido a correr el riesgo de convertirse en un nuevo partido paraestatal como lo fueron el PARM, el PPS o el PST en tiempos del PRI. A todos estos dirigentes de derecha infiltrado en el PRD los conminamos a que sigan el camino de Ruth Zavaleta y se retiren del partido, si desean sumirse en el pantano de la derecha que lo hagan pero que no arrastren al partido con ellos.
  • Por el control de los dirigentes por parte de los comités de base del PRD: elección directa y democrática de absolutamente todos los cargos al interior del PRD, así como de sus candidatos a cargos públicos; diputado obrero, salario obrero: ningún cargo al interior del partido ni los de las diferentes administraciones bajo los gobiernos del PRD deberá recibir un salario por encima del de un trabajador promedio calificado, por su parte los diputados y senadores, así como el resto de cargos obtenidos por elección popular, deberán entregar integro sus cheque de nomina a los responsables de fianzas del partido para que solo se les regrese una cantidad similar a la del salario de un trabajador calificado, el resto del dinero se quedaría para desarrollar y fortalecer al partido; por la entrega de informes regulares de todos los dirigentes y los miembros del partido con cargos de elección popular que lleguen al conjunto de la militancia y comités de base; por la revocabilidad de los cargos: destitución en asamblea democrática de todo aquel dirigente, funcionario de algún gobierno del PRD o integrante del partido con un cargo de elección popular, que incurra en una política contradictoria a los intereses de la base de trabajadores de la ciudad y del campo del PRD.
  • Por un partido combativo: desafortunadamente la dirección del PRD ha adoptado una política que hace que el partido solamente se movilice por motivo de las lecciones. Sin embargo también se necesita un PRD que esté fuertemente vinculado con las diferentes luchas de los trabajadores, los campesinos, colonos y estudiantes adoptando como propias las demandas de estos y llamando a su masiva base de apoyo a movilizarse a favor de estas.

La política de alianzas:

  • El PRD debe romper definitivamente con cualquier pacto o alianza con el PRI o con el PAN.
  • Debe cerrarle las puertas en definitivo a expriístas arrepentidos e impedir que se esa historia se repita con expanistas o cualquier otro elemento de derecha que pretenda infiltrar las filas del PRD.
  • Debe señalar abiertamente su voluntad de construir una gran coalición de izquierda que incluya a obreros, campesinos, indígenas y estudiantes. La alianza que necesitamos los trabajadores es la que se debe dar entre el PRD, los sindicatos, el PT  y el resto de organizaciones en las que luchan los pobres y explotados de todo México.
  • Debe  impulsar no sólo en las palabras sino en los hechos la necesidad de una lucha unificada de todos los trabajadores para enfrentar los ataques del Estado, como el ataque al SME, que incluya medidas a nivel nacional como la huelga nacional.

El Programa

  • Hace veinte años, tras la caída del Muro de Berlín, fuimos testigos del derrumbe de sistemas burocráticos que no tenían nada que ver con el socialismo pero que utilizaban ese adjetivos para auto justificarse; hoy en cambio vemos la bancarrota total del capitalismo y el rumbo bárbaro al que está encaminando a la humanidad. La miseria de millones contrasta con la obscena opulencia de un puñado de burgueses. Es el momento de retomar la única bandera que los trabajadores tenemos como alternativa ante la catástrofe humana capitalista. Es el momento de levantar en alto la bandera de la transformación social y de la lucha por un sistema social distinto, libre de la explotación del hombre por el hombre y de las discriminaciones, es decir un sistema socialista.
  • Un programa alternativo debe ser por lo tanto democrático, combativo y socialista. Es decir el PRD que necesitamos los trabajadores es el que defienda un programa en el que se nos llame a luchar por la defensa del empleo y el salario, contra las privatizaciones y en defensa de la industria pública (PEMEX, Luz y Fuerza del Cetro, Comisión Federal de Electricidad, etc) además del IMSS, el ISSSTE y la educación publica, por ejemplo, al lado de toda una serie de demandas que abata la miseria en el campo, todo ello vinculándolo a la lucha por el socialismo, o sea a la lucha por expropiar a los empresarios, banqueros y terratenientes con el objetivo de poner toda esa riqueza al servicio de la sociedad por medio de una economía planificada y bajo el control democrático de los trabajadores.
  • Es por ello que, por consecuencia, un programa de esta naturaleza inevitablemente requiere adoptar como otro de sus planteamientos el derrocamiento del gobierno burgués representando en estos mementos por Felipe Calderón.

La Tendencia Marxista Militante invita a todos los  militantes de base del PRD a discutir seriamente la conformación de una autentica corriente socialista al interior del partido que permita transformarlo en una mejor y mas fuerte herramienta para la defensa de los intereses de los trabajadores y por la transformación de la sociedad.

Acércate y discute con nosotros estas ideas

Únete a Militante y lucha por un PRD democrático, combativo y con un  programa socialista.

 


banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos