México se encuentra sumergido en una de las peores crisis políticas y sociales en su historia, todo ello en medio de una crisis económica mundial que está sacudiendo al capitalismo como no se había visto en más de 70 años. Como nunca la podredumbre del capitalismo está causando estragos en la vida de millones de mexicanos que no encuentran una salida a la barbarie que han representado los gobiernos de la burguesía.

La crisis económica estallada a mediados de 2007 en Estados Unidos y expresada con más fuerza en nuestro país entre 2008 y 2009, ha afectado la economía nacional de manera importante; se trata de un descalabro del cual que aún no  se recupera la economía a pesar del crecimiento reportado en 2010 y 2011 y de los balances positivos presentados una y otra vez por el Banco de México y por otros organismos financieros de nuestros país.

Esta crisis se ha traducido, en la vía de los hechos, en recurrentes ataques hacia la clase trabajadora, quien como en toda crisis ha terminado pagando los platos rotos causados por el capitalismo. Desempleo, explotación y eliminación de derechos básicos como salud y vivienda, entre otros, están siendo las consecuencias de una crisis que los trabajadores no causamos.

La burguesía tiene claro que la única forma de salir del atolladero en el que se encuentran es mediante la sobreexplotación de la clase trabajadora, de ello habla el hecho de que en la industria manufacturera a lo largo de todo 2010 mientras que la productividad de los obreros se incrementó en un 5.8%, al mismo tiempo el costo unitario de la mano de obra se redujo un 9%.

Otro aspecto importante radica en la cifras de desempleo que se han mantenido desde el inicio de la crisis a la fecha; en 2009 el porcentaje de desempleo era de 5.4%; en 2010 de 5.3% y en este año de 5.1%, reflejando ello las enormes contradicciones de una supuesta recuperación económica.

Otro sector enormemente afectado por la crisis ha sido el de la juventud. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México ocupa el tercer lugar de los 34 países miembros de este organismo con mayor cantidad de juventud inactiva: 7 millones 226 mil jóvenes de entre 15 y 29 años que no estudian ni trabajan.

Pedro Lenin García de León, estadístico de la división de indicadores de la enseñanza de la OCDE, advirtió que esta reserva tan grande corre el riesgo de caer en el desempleo crónico o en el analfabetismo práctico, además apuntó que México es la nación de la OCDE con el gasto público total en educación más bajo en relación con el Producto Interno Bruto (PIB).

De los 7 millones 226 mil jóvenes que no estudian ni trabajan, un millón 931 mil tienen entre 15 y 19 años, 2 millones 673 mil se encuentran en el nivel de 20 a 24 años y 2 millones 622 mil tienen entre 25 y 29, detalló García de León.

En el terreno político y social México se encuentra en una crisis que se ha agudizado desde 2006, año en el que nuestro país entró en un proceso revolucionario tras los acontecimientos en Oaxaca, con la lucha de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), los de los mineros de Lázaro Cárdenas, en Michoacán y la lucha en contra del fraude electoral, y en el que la burguesía renovó la posición del PAN al frente del gobierno con el Espurio Calderón a la cabeza.

Millones de personas se sumergieron, a partir de este año, en la vida política del país, un acontecimiento que no se veía desde finales de los años 80. Ya en años anteriores habíamos visto acontecimientos importantes en la lucha de clases, tal fue la lucha en contra de la mutilación al régimen de pensiones y jubilaciones del IMSS, en 2004, cuando miles de trabajadores salieron a la lucha. En 2005 fuimos testigos de las masivas movilizaciones en contra del desafuero de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien logró reunir a más de un millón de personas en dichas movilizaciones.

El periodo más álgido lo encontramos en 2006, año en el que vivimos insurrecciones populares, enfrentamientos en las calles y movilizaciones de más de 3 millones de personas. La recuperación del movimiento obrero fue el producto del hartazgo generado tras décadas de explotación de los gobiernos del PRI y del PAN: privatizaciones masivas, recortes al gasto social del Estado, mutilación y destrucción masiva de contratos colectivos del trabajo, deterioro de los servicios de salud pública, desmantelamiento y abandono del campo, el encarecimiento de la vida y muchas cosas más fueron el preámbulo de un estallido social que no se veía en décadas en nuestro país.

2006: El año de la revolución

La llegada de López Obrador (AMLO) como un candidato de izquierda, cuyo discurso se orientó a favorecer a los menos favorecidos del país, además de la acumulación del descontento de tantos años y de la recuperación del movimiento obrero, despertó en millones de mexicanos la semilla de la revolución.

A pesar de que AMLO levantó un programa de reformas, para millones de personas fue como un vaso de agua en medio de un desierto. La rabiosa campaña de la burguesía en contra de éste para evitar a toda costa que llegar al poder también fue visto por las masas como un ataque sin precedentes.

El año 2006 marcó un punto de inflexión para la historia de nuestro país. En ese año la lucha de clases se agudizó de tal manera que vimos acontecimientos como el de la APPO en Oaxaca, donde cientos de miles de personas lucharon en contra de los ataques recurrentes del priísta Ulises Ruiz. La APPO semiparalizo al gobierno oaxaqueño durante más de 6 meses, un hecho de mucha envergadura en las circunstancias actuales.

Otro acontecimiento sin precedentes fue el de la lucha de los mineros de Sicartsa, quienes defendieron con su vida la militante huelga que mantenían y quienes salieron victoriosos a pesar de la política de ataques del gobierno de Vicente Fox.

Y finalmente la lucha en contra del fraude electoral que logró aglutinar a millones de personas que casi paralizaron al Estado con movilizaciones de millones de personas.

Todos estos acontecimientos obligaron a la burguesía a mantenerse atrincherada. Como pocas veces millones de mexicanos tratar de tomar el control de la situación y el de su propio destino en sus manos. En 2006 era recurrente ver a la gente en las calles, en los mercados, en las tiendas, en todas partes, discutir sobre política, un hecho que sólo puede verse en periodos excepcionales de la historia.

De la lucha contra el fraude a la creación de la Convención Nacional Democrática (CND)

Tras los acontecimientos de 2006 y la entrada de México en la órbita de la revolución latinoamericana la situación en nuestro país cambió. La clase trabajadora ya no estuvo dispuesta a quedarse en la inmovilidad y creo una poderosa organización para defenderse de los ataques de la burguesía.

La creación de la CND aglutinó, en su fundación, a cientos de miles de personas en un acto masivo en el zócalo capitalino, caracterizado por la discusión en las calles y la participación en todas las esferas de este nuevo organismo de gente dispuesta a transformar su realidad.

La CND se planteó, como una de sus primeras luchas, el apoyo a la batalla que acontecía en Oaxaca. Decenas de caravanas salieron hacia esa ciudad para apoyar a los miles de oaxaqueños que se enfrentaban contra el gobierno de Ulises Ruiz.

Tras ello, la CND conformó, en 2007, brigadas de apoyo hacia la lucha de los trabajadores del Estado en contra de la nueva Ley del ISSSTE, que básicamente atentaba en contra de la seguridad social de cientos de miles de trabajadores del Estado.

En 2008 la CND conformó los Comités en defensa del petróleo y la economía popular, organismos a los que se adjuntaron miles de personas y quienes dieron la lucha en defensa de la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex), así como en contra de la medida de alza del IVA impulsadas por Felipe Calderón.

La CND asumió como una de sus tareas la defensa de la economía de millones de personas desfavorecidas por la política de ataques de Felipe Calderón. En ese entonces el movimiento, con AMLO a la cabeza, protagonizó nuevamente movilizaciones de cientos de miles de personas a las que se unieron sindicatos y organizaciones políticas y sociales de izquierda.

Las movilizaciones lograron detener temporalmente los ataques del gobierno de Calderón, quien desde que asumió el poder no ha logrado avanzar sustanciosamente en su política de ataques y lo ha tenido que hacer a partir de pequeñas reformas.

En 2009, tras la decisión del gobierno de Calderón de extinguir la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, el movimiento encabezado por AMLO adoptó como una de sus consignas la defensa del empleo de los más de 45 mil trabajadores despedidos producto de esta medida. Nuevamente cientos de miles de trabajadores salieron a las calles para detener la política de ataques del gobierno de Felipe Calderón.

El nacimiento del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena)

A más de 5 años de lucha, el movimiento encabezado por AMLO ha participado en prácticamente todas las luchas del pueblo trabajador en defensa de sus intereses.

Los ataques del gobierno de Calderón han sido constantes y cada vez más rabiosos, sin embargo ninguna de sus contrarreformas más prometedoras para la burguesía han podido ser aprobadas. La reforma a la Ley Federal del Trabajo, el incremento al IVA en medicamentos y medicinas, la Ley de Seguridad Nacional, así como los recurrentes ataques a la escuela pública han sido repelidos una y otra vez por la participación activa de millones de trabajadores, campesinos pobres y jóvenes.

Un aspecto más que ha venido a polarizar la situación en el país ha sido la llamada “Guerra contra el narco” que hasta el momento ha dejado un saldo de más de 50 mil muertos, de los cuales más de mil son menores de edad.

El saldo de la guerra contra el narco es terrible. Según la Comisión de Seguridad de la Cámara de Diputados, durante los 5 años de la administración panista el narco ha reclutado a 23 mil jóvenes. Teresa Incháustegui, encargada de la investigación, ha señalado que además de los asesinatos, en este año han sucedido un "sinnúmero de violaciones sexuales" relacionadas con los operativos, y que hay 14 mil casos denunciados de manera formal.

De acuerdo con los cálculos de las organizaciones, del 1º de diciembre de 2006 al 30 de octubre 2010, entre 1060 y 1200 niños, niñas y adolescentes murieron en el marco de la lucha contra el crimen organizado; y entre 30 y 50 mil quedaron huérfanos; y de estos, tan sólo 10 mil en Ciudad Juárez.

Ante un panorama tan desolador, el Movimiento de Regeneración Nacional se presenta como la única alernativa para millones de personas para transformar la realidad en la que se vive. En la asamblea del 5 de junio del Morena AMLO explicó que la organización tiene como objetivo formar comités en cada una de las 65 mil secciones electorales del país; hasta ese momento se llevaban31 mil, el 48 por ciento, y para diciembre de este año, se planea cubrir todo el territorio nacional.

Explicó también que el papel de estos comités así como de los protagonistas del cambio verdadero es extender la lucha más allá de las elecciones presidenciales de 2012, pues no se trata únicamente de conseguir cargos públicos sino de llevar acabo una transformación social del país.

Las tareas del Morena

Si bien el movimiento se ha mantenido activo a través de cinco años de lucha constante es necesario señalar algunas de las tareas que se presentan como prioritarias.

López Obrador ha señalado en diversas ocasiones que uno de los objetivos fundamentales de Morena es dar la batalla por echar a “la mafia del poder”. Ello se logrará a partir de la organización del pueblo y a partir de la unificación del movimiento con otras luchas.

Morena debe pugnar por la unificación de todos los sectores en lucha. Sindicatos, organizaciones políticas y sociales, la juventud y el campesinado pobre, así como las bases de los principales partidos de izquierda, tales como el PRD, el PT y Convergencia. Todas esas organizaciones deben establecer un frente único de lucha.

El llamado que debe hacer AMLO es a integrar la lucha del SME, la de los mineros, así como también rescatar al PRD de las garras de aquellas cúpulas que han jugado un papel claramente de derechas, tal es el caso de los chuchos, entre otras. La base de apoyo para conformar el Morena ha sido la base militante y simpatizante del PRD. Una de las principales tareas tiene que ser el que las masas tomemos al PRD como una herramienta de lucha de cara al 2012, pero para que esto sea posible el Morena debe dar una batalla decidida por su rescate y la expulsión del partido de los chuchos y todas las corrientes de derecha a su interior.

El PRD es un partido que surgió producto de la lucha de millones de personas y por el cuál más de 600 dieron su vida. Las implicaciones históricas del partido obligan al movimiento de izquierdas encabezado por AMLO a luchar por rescatarlo en tanto que forma parte de las tradiciones de lucha de la izquierda mexicana. Debemos decir que parte importante de las luchas de izquierda en nuestro país después de la década de los 90 ha atravesado por el PRD. Es hasta 1995, cuando Amalia García asume la presidencia del partido, cuando la derecha lucha por desarmar a la clase trabajadora de un partido de izquierda. A partir de entonces, la derecha del partido ha dado una lucha despiadada por poner al PRD al servicio del régimen.

Sin embargo, es tarea de la base del PRD, de los sindicatos y del Morena dar la batalla por rescatar al PRD de las garras de la derecha, que lo único que pretende es evitar a toda costa que las masas utilicen al PRD como una herramienta de lucha de cara a las elecciones presidenciales del 2012.

El enemigo no está en las bases del PRD, el enemigo del movimiento es la derecha, la burguesía y el imperialismo norteamericano. Debemos identificar al enemigo y luchar contra él de manera unificada.

Pasar del programa de reformas al programa socialista

Las recientes elecciones en el Estado de México (Edomex) fueron reveladoras. A pesar de que cientos de miles de personas se sumergieron en la campaña de Alejandro Encinas para llevarlo al triunfo, los resultados no fueron los esperados.

La pregunta que cabe aquí es ¿qué se hizo mal? A nivel de las bases debemos decir que no hubo casi nada que se hiciera mal. Las bases del Morena y del PRD se comprometieron como nunca en el Edomex.

La conformación de brigadas, la realización de mítines y el convencimiento casa por casa fueron tareas que los militantes del Morena y el PRD asumieron con fuerza, sin embargo a pesar de todos esos esfuerzos, al momento de las elecciones los resultados no fueron favorables al candidato de la izquierda.

Las bases del Morena y del PRD habían echado para atrás el intento de la derecha del partido de impulsar una candidatura del PRD aliado al PAN. La movilización masiva de miles de personas impidió que este acto se consumara, lo que ya representó un importante paso adelante.

Sin embargo la derrota del candidato de izquierda, Alejandro Encinas, en el Edomex se explica por otros factores. Uno de ellos la política de vacilaciones que tanto AMLO como Encinas siguieron para el caso del Edomex, quienes coquetearon con el sector empresarial para pretender ganar estas elecciones.

A pesar de que el programa levantado por Encinas era progresista en realidad no era suficiente. No hubo un llamado serio al sector obrero de la región para sumarse al proceso electoral, un elemento que de lograrse sin duda hubiera cambiado el rumbo de los acontecimientos.

En el Edomex competíamos contra una maquinaria estatal acostumbrada a realizar fraudes. Además, todos los recursos del gobierno estatal fueron destinados a la campaña de Eruviel, elementos que ya de por sí nos ponían en desventaja, sin embargo de haber un llamado serio al sector obrero del Edomex el triunfo de Encinas hubiera sido eminente.

Señalamos todo lo anterior porque desde nuestro punto de vista el programa de lucha de un movimiento u organización es fundamental. El programa debe enarbolar las principales reivindicaciones de los trabajadores así como sus tareas históricas, pero además con el programa podemos unificar e integrar a amplios sectores de la clase obrera de cara al objetivo fundamental que es frenar la política de nuestros enemigos de clase y la transformación se la sociedad en la que vivimos.

Si bien AMLO ha planteado un programa de lucha, resumido en 50 puntos, en realidad nosotros creemos que este programa se debe nutrir de las demandas históricas de la clase trabajadora. El movimiento necesita un programa que supere al capitalismo, un sistema decrépito que no ofrece ninguna alternativa para los explotados.

Los marxistas de Militante creemos que además de los puntos planteados por Obrador, es deber de AMLO y del movimiento adoptar el siguiente programa:

  • Salario Mínimo de 18 mil pesos.
  • Jornada laboral de 30 horas sin reducción salarial.
  • Derechos sindicales y laborales para los trabajadores eventuales.
  • Obtención de la base a los 15 días de trabajo.
  • Escala móvil automática de salarios.
  • Contra la corrupción, el amiguismo y la persecución sindical.
  • Por la democracia sindical, puestos revocables y salario medio de un obrero calificado a dirigentes.
  • Seguridad social y transporte gratuito a todos los desempleados.
  • Ni un sólo despido más.
  • Por un subsidio de desempleo.
  • Dos aguinaldos de 40 días por año.
  • Vacaciones pagadas de 30 días.
  • ¡La tierra para quien la trabaja! Por la propiedad colectiva de la tierra.
  • Creación de Comités de Control Campesino a un programa de crédito barato para el campo y precios de garantía.
  • No a la privatización de los ejidos.
  • Por la industrialización del agro mexicano.
  • Reparto de todo el trabajo existente entre todos los jornaleros por medio de la reducción de jornada sin reducción salarial.
  • Libertad a todos los presos políticos.
  • Expropiación de los monopolios, trasnacionales, bancos, latifundios y fincas infrautilizadas colocándolas bajo control obrero.
  • Eliminación de la propiedad privada del capital para terminar contra el narco
  • Por el derrocamiento del Estado burgués, en estos momentos representado por el Espurio Calderón, y su sustitución por un Estado obrero.

Además de todo lo anterior, la conformación del Morena como organización debe pugnar por métodos democráticos. Dentro del Morena no podemos permitir las prácticas clientelares. Nadie que no de la batalla decidida por transformar la realidad en la que vivimos debe estar en el Morena.

La corrupción, el engaño y los arreglos cupulares son prácticas inherentes al capitalismo, dado ello es necesario que los miembros de Morena pugnemos por garantizar mínimamente:

1. Elecciones libres y democráticas con derecho a revocar a todos los cargos a su interior y de las candidaturas a cargo de elección popular.

2. Ningún compañero de Morena con un cargo de responsabilidad interna o de elección popular recibirá un salario superior al de un trabajador cualificado.

3. Todos los compañeros con cargos al interior de Morena o de elección popular deberá presentar informe periódicos ante la instancia que fue electo.

4. Puertas cerradas de par en par en Morena para panistas y priistas arrepentidos. ¡Fuera arribistas!

5. Por el rescate y democratización del PRD para utilizarlo como herramienta política de cara a las elecciones de 2012. Fuera Chuchos y todas las tendencias de derecha en el PRD.

Desde nuestro punto de vista la adopción de un programa como el que hemos planteado así como de métodos democráticos para el Morena son una garantía para el triunfo del movimiento de cara a las elecciones de 2012. La transformación de la sociedad corresponde a todos los que participamos en el Morena, a las bases del PRD, a los sindicatos, a los jóvenes y al campesinado pobre. Sólo con la unificación de todos estos sectores es como lograremos derrocar al Estado capitalista para establecer un Estado en el que la explotación del hombre por el hombre no sea lo esencial. Caminemos en ese rumbo.

Morena tiene que adoptar como política unificar en un solo frente a los partidos de izquierda, los sindicatos y demás organizaciones de lucha de los pobres de la ciudad y el campo, además de las diferentes organizaciones estudiantiles, para movilizar a todo esa fuerza de manera unificada, golpeando todos juntos y a la misma hora. Por ello es necesario que Morena y AMLO adopten como propias las demandas de los diferentes sectores en lucha (democracia sindical, mejores empleos y salarios, viviendas, escuelas, hospitales, servicios públicos, etcétera, suficiente, dignas y al alcance de los trabajadores y su familias) y que llamen a su masiva base de apoyo a unirse a los estudiantes en lucha, a los campesinos movilizándose por una vida digna y a los trabajadores en huelga o marchando por sus derechos. AMLO y Morena deben convocar a la huelga general de 24 horas para derrocar a Calderón y frenar sus políticas antiobreras.

2012: Vayamos por el triunfo

El Estado mexicano, representante de la más alta clase de la sociedad, la burguesía, así como su aliado, el imperialismo norteamericano, intentarán a toda costa que AMLO no sea el candidato de la izquierda de cara al próximo año.

Ni a la burguesía nacional ni al imperialismo norteamericano les conviene tener un gobierno de izquierdas en México, sobre todo cuando un movimiento de masas como el que se organiza en Morena, más si se logra vincular fuertemente a los sindicatos, puede orillarlo a tomar decisiones que afecten a su estabilidad y comodidad parasitaria.

El Morena debe luchar, en primer lugar, porque AMLO sea el candidato de la izquierda en 2012. De ninguna manera las encuestas, realizada por empresas afines a la burguesía, ni las famosas “encuestas ciudadanas”, donde todo el que quiera participa, pueden definir el candidato de la izquierda el próximo año electoral.

Corresponde a las bases del Morena y del PRD, PT y Convergencia, así como al resto de sectores explotados de la población, elegir al candidato de la izquierda. López Obrado debe someterse al escrutinio de la izquierda de base organizada en Morena, el PRT, PT y Convergencia  por medio del voto directo y no de aquellos que lo quieren ver fuera de la contienda. La consulta ciudadana, método acordado para definir la candidatura presidencial del la izquierda para el 2012, puede ser manipulada por las empresas que la desarrollen en complicidad con los Chuchos para impedir que AMLO sea el candidato, es por ello que debemos oponernos a ese mecanismo y pugnar por una elección por medio del voto directo para asegurar que la voluntad de los trabajadores del campo y la ciudad, mismo que ven a AMLO como su candidato, sea escuchada y aceptada.

La única forma de que los trabajadores logremos llevar a un gobierno de izquierda al poder es mediante un programa revolucionario y un movimiento democrático, en donde la participación activa de trabajadores, jóvenes y campesinos pobres lleven la batuta.

El nivel de polarización social en el que se encuentra el país, pero además el ambiente de lucha que se vive a nivel internacional demuestra que los trabajadores y las clases explotadas tenemos todo de nuestra parte para triunfar.

Debemos hacer uso también de los métodos tradicionales de lucha de la clase trabajadora, tal como la huelga general. Una huelga general, que paralice el país y demuestre quien tiene el verdadero poder sería infalible para conseguir el triunfo de AMLO en las elecciones presidenciales de 2012.

Únete

La Tendencia Marxista Militante es una organización revolucionaria que durante 21 años ha participado hombro a hombro en las principales luchas de la clase trabajadora, de la juventud y el campesinado pobre.

Los marxistas de Militante hemos participado en cada batalla que el PRD, del que nos consideramos fundadores, así como en la lucha que dirige AMLO desde 2005 a la fecha, primero por medio de la CND y ahora a través de Morena. En cada oportunidad que hemos señalado que es necesario que el movimiento de izquierdas de nuestro país adopte un programa socialista en el que rompa incondicionalmente con la propiedad privada capitalista, además de dar la batalla ideológico para que el PRD un programa y métodos de lucha revolucionarios que le cierren el paso a toda clase de arribistas, tales como los Chuchos y demás corrientes de derecha al interior de dicho partido, para que este rompa con la burguesía y el régimen y quede al servicio de los trabajadores y del campesinado pobre,

Compañero trabajador, estudiante, joven, campesino, te invitamos a integrarte a la Tendencia Marxista Militante y a luchar junto con nosotros por una Morena socialista y por una sociedad libre de explotación capitalista.

!Unidos y organizados venceremos!


banner libres y combativas

banner libres y combativas

banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos