Los ataques por parte del gobierno de Calderón hacia la clase trabajadora no han cesado; desde que inició su mandato lo único que ha desarrollado de una manera adecuada y eficiente ha sido el cumplimiento de sus propuestas de campaña pero de una manera contraria y negativa para los trabajadores.

Recordemos que este individuo pregonaba ser el presidente del empleo, el político que no permitiría el aumento en el cobro de impuestos y un largo etc, de ofrecimientos vanos y vacíos. Y lo ha logrado, se ha convertido en el presidente del empleo pero del empleo perdido, basta con remontarnos a octubre del 2009, en el que en menos de un chasquido de dedos dejó sin empleo a 44 mil electricistas y a 10 mil empleados de dependencias gubernamentales sin contar, claro, la enorme cantidad de empleos perdidos en lo que va de su sexenio. También ha logrado no aumentar los impuestos a las empresas y a los burgueses del país.

Por el contrario, los trabajadores y sus familias han tenido que pagar las consecuencias de una administración inepta e incapaz de dar salida a los problemas y necesidades más inmediatos de la sociedad. El proletariado se ha tenido que enfrentar a la pérdida de sus fuentes laborales y aquellos que cuentan con un empleo no les ha quedado de otra más que la de aceptar un miserable aumento de dos pesos en el salario mínimo; aunado a esto tienen que soportar el aumento a pagos en bienes y servicios, el aumento de precio a los energéticos, lo que conlleva a que el coste de los productos de la canasta básica sea mayor y además que sobrepase el ingreso diario de un trabajador.

Sube el la gas, el diésel…

Dentro de estos energéticos que han sufrido modificaciones en sus precios se encuentran el diesel y la gasolina, los cuales desde principio del 2009 se les había congelado el precio y con esto evitar que se siguiera dando un ciclo de aumentos en el costo, como se venía dando a finales del 2008 en donde mes con mes sufría un aumento de ocho centavos. Dicho acuerdo se respetaría durante todo el año pasado, sin embargo FeCal consecuente con el programa de la burguesía, en diciembre permitió que estos combustibles modificaran nuevamente su valor, rompiendo con esto el convenio de congelamiento; es decir que en menos de un mes la gasolina aumentaba su precio en dos ocasiones, ya que en enero al igual que otros inicios de año el coste de este energético incrementa.

Las consecuencias de estas estrategias económicas por parte de los capitalistas mexicanos se reflejó como ya se mencionó anteriormente, en el alza de precios de productos y en el caso de algunos estados de la república en el aumento a la tarifa del transporte público, lo que ha ocasionado un serio disgusto entre los usuarios de este medio y dentro de los propios transportistas.

El Edomex…

Este ha sido el caso en el Estado de México en donde ya de por sí se cobran tarifas elevadas y en menos de un año las concesionarias de rutas han permitido el encarecimiento del pasaje. Mientras que en el DF el pasaje mínimo es de 3 pesos, en la zona metropolitana se cobraba 5 pesos con 50 centavos los primeros 5 km hasta este primero de marzo fecha en la cual entró en vigor la nueva pirámide tarifaria que el gobierno mexiquense en complicidad con los dueños de concesiones del transporte han aprobado para este año. Ahora el pasaje mínimo es de 7 pesos (es decir $1.50 más) y a partir de ahí se cobran 50 centavos más por kilómetros recorridos, llegando a haber tarifas hasta de 28 pesos por viaje.

Sin lugar a duda este aumento en el transporte público le ha venido a dar un duro golpe a la economía de los trabajadores y estudiantes de esta zona del país; hagamos la cuenta: para desplazarse a su centro laboral que se encuentra en las zonas comerciales o industriales de la capital, necesita moverse de su hogar a las principales avenidas en donde los microbuses fluyen mayormente, si un trabajador necesitara tomar un primer microbús el cual le cobra 7 pesos, ahí aborda otro más que lo llevara a paraderos del sistema de transporte colectivo Metro, aquí los costos variarán debido a la estación que utilizarán para desplazarse (Toreo, El Rosario, Politécnico, Indios Verdes, Cd. Azteca o Pantitlan), tomemos la tarifa más barata, que rondará entre los 10 y 12 pesos más 3 pesos del boleto del metro. Es decir al día un obrero gasta tan solo en pasajes una cantidad de 44 pesos, es decir diez pesos menos de lo que gana al día (salario mínimo $54), $10 que le quedarán para la educación, alimentación, vestido y salud de su familia. Recordemos que para este ejemplo se tomaron en cuenta las tarifas mas “baratas”; ya que habrá personas que su gasto será hasta de $76 diarios.

Tan pronto se dio esta modificación en el transporte, usuarios y transportistas dieron muestras de rechazo e inconformidad, tal como pasó en Toluca, en donde a unas cuantas horas de resentir el cambio tarifario. jóvenes universitarios convocaron a una movilización para tratar de impedir tal agravio a la economía. Así como también unidades del transporte de distintas rutas amanecieron este 1 de marzo con carteles en contra de tal aumento y el rechazo total a Calderón, en dichas pancartas se podía leer “Felipe Calderón ya basta del aumento en los precios de la canasta básica, del diesel y la gasolina. Basta de golpear al pueblo”. La pregunta es, ¿Porqué los choferes rechazan un aumento si a ellos les beneficia? Lo cual es completamente falso, si bien hay conductores que ante las medidas se aprovechan para cobrar de más, la mayoría de ellos trabajan por cuenta, es decir prestan su unidad o sus servicios a una concesión y a ellos solo se les otorga una cierta cantidad por día y el resto va a los bolsillos de esta gente la cual no le interesa si al chofer le alcanza para subsistir y tampoco le interesa usar ese dinero para adquirir unidades nuevas o gastar en reparaciones. Si vemos, existe un porcentaje elevadísimo de unidades viejas que no superan el modelo 95 y que de ninguna manera aprobarían los controles de seguridad y de protección al medio ambiente para prestar un servicio público.

Por la nacionalización del pulpo camionero

En estos momentos en los que cada vez se hace imposible poder subsistir y contar con una economía necesaria para cubrir las necesidades básicas, se hace necesaria la organización de la gente en comités en defensa de la economía y comités de defensa del transporte gratuito. Nosotros los trabajadores y estudiantes no podemos seguir permitiendo estos ataques a nuestra forma de vida, debemos convocar a los usuarios y a los transportistas a movilizarnos para pedir la revocación del espurio Felipe, el único culpable de que estemos en estas condiciones. Recordemos que en enero de 2008 transportistas de todo el país realizaron un paro nacional en contra del aumento a los costes del diesel y la gasolina. Volvamos a retomar esta alternativa de lucha para echar atrás estos aumentos en el transporte público y que por medio de subsidios disminuyan drásticamente las tarifas e incluso sean gratuitas para sectores de la población como los estudiantes, no sólo en el estado mexiquense, sino en todos los rincones del país. Unifiquemos las luchas por un mejor transporte a la lucha del SME, de los mineros, los maestros para poder golpear con la fuerza de la unidad del movimiento.

Únete a Militante y lucha con nosotros en contra de la carestía de la vida y por una sociedad socialista. Contáctanos para formar círculos de discusión y acción en contra del aumento al pasaje en el Estado de México. Difunde nuestras ideas y periódico en tu colonia y municipio.

¡Bata de ataques contra los trabajadores!

¡NO al aumento en las tarifas del transporte público!

¡Por subsidios que minimicen las tarifas!

¡Transporte gratuito para estudiante, desempleados, personas de la tercera edad y con capacidades diferentes!

¡Por la nacionalización del pulpo camionero!

¡Fuera Calderón y Peña Nieto!

¡Unidos y organizados, venceremos!

 


banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos