A dos años y cinco meses del feminicidio de Lesvy Berlín Osorio, estudiante de la UNAM, el juicio en busca de justicia ha concluido y se ha declarado por unanimidad culpable a José Luis Gonzáles Hernández por el feminicidio, no obstante, después de un largo proceso de lucha, sacrificio y resistencia por parte de su madre Aracely Osorio y un sinfín de compañerxs que acompañaron el proceso.

El 7 de mayo de 2017 se encontró a Lesvy sin vida, dentro del campus de Ciudad Universitaria de la UNAM. A lo largo del tiempo, el proceso ha sido difícil y duro, pero gracias a la movilización, lucha política y feminista, se ha logrado imponer justicia. Gracias a las convocatorias y diversas acciones se desechó la hipótesis de un supuesto suicidio frente a su exnovio y también se logró rechazar que el caso fuera juzgado como homicidio y si como feminicidio, siendo acusado José Luis Gonzáles Hernández por este crimen, quien también es denunciado por otros tipos de violencia machista hacia Lesvy antes de haber terminado con su vida. Esto para nosotrxs es inaceptable, como ella, en el mundo miles de mujeres son asesinadas diariamente por sus parejas después de denunciar constantemente violencia, y las autoridades no atienden de manera seria y responsable a estos llamados.  

Después de la primeras marchas y protestas multitudinarias, se pudieron obtener la revisión de cámaras y videos donde se desechaba por completo la revictimización que la UNAM había realizado sobre Lesvy. La universidad no sólo quiso ocultar el hecho, además obstaculizó las investigaciones y quería dar carpetazo inmediatamente al tema, alegando suicidio y describiendo a Lesvy como una joven con un comportamiento poco conveniente ¡qué descaro y repugnancia!  

Muchas organizaciones feministas, políticas y defensores de los Derechos Humanos, nos unimos, luchamos y apoyamos a la familia de Lesvy, particularmente a su mamá Aracely Osorio, para exigir justicia e impedir la impunidad. Por distintos motivos, se ha entorpecido en varias ocasiones los avances de la investigación para la conclusión y sentencia del acusado, la familia ha sido víctima de la horrida negligencia de las autoridades (quienes lo han hecho en varias ocasiones en distintos casos de feminicidio y violencia machista). Incluso existen errores en la necropsia y violación de los DDHH de la compañera, así como de sus familiares. La Fiscalía se atrevió a culpar a Lesvy por su propia muerte y recientemente se posponía por nimiedades la sentencia final.

Todo lo anterior lamentablemente es el calvario que debemos de seguir todas las víctimas y quienes nos acompañan. Sin embargo, gracias a la presión social y el apoyo brindado por la ardua lucha política durante estos dos años y meses, se han obtenido avances y respuestas, el caso actualmente a concluido en el reclusorio Oriente con una sentencia favorable para Lesvy, su familia y de todas las mujeres que les han arrancado la vida. Por eso la lucha, la acción colectiva y la organización es el único camino, no se dejará de dar la batalla, ni de apoyar y acompañar a las víctimas y familias hasta obligar a las autoridades a dar respuesta y justicia ¡No estamos solas!  

Esta batalla es de y para todxs, queremos escuelas seguras para cada estudiante, espacios libres de crímenes de odio y de violencia machista, queremos justicia para nuestras compañeras asesinadas, desaparecidas, violadas y violentadas por el machismo imperante en la sociedad y en las instituciones, queremos un entorno e instituciones libres de impunidad y de violencia, nos queremos vivas y libres.

No habrá olvido para Lesvy y para ninguna otra de nosotras, se luchó políticamente por la justicia en este caso y muchos otros más, seguiremos hasta que ésta sea tangible y no haya revictimización; esto es apenas un paso más en una batalla más amplia y larga contra este sistema capitalista que les da vida a esas instituciones. Codo a codo, las mujeres trabajadoras y sus hijas seguiremos para que la libertad y nuestro derecho a la vida sea totalmente respetado y ejercido.

Como decía hoy la compañera Aracely: “No estamos todas, nos faltan ellas, y por ellas la lucha apenas comienza, que se preparen porque nos van a ver así juntas en los espacios, en los tribunales, en las calles, en cada una de sus oficinas públicas, allí nos van a ver, con argumentos, pero también con nuestra rabia y nuestro dolor…para que haya justicia para todas, no solo para Lesvy”

¡Porque vivas estamos, vivas nos queremos!

¡Ni perdón, ni olvido, castigo a los asesinos!

¡La lucha sigue!

 


banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos