Desde el Sindicato de Estudiantes e Izquierda Revolucionaria nos sumamos a la campaña de apoyo, solidaridad y acopio a la población del sureste del país debido a la devastación causada por el sismo del día de ayer 7 de septiembre.

Desde todos los rincones del país se hacen sentir las muestras de solidaridad haciendo añicos todas esas palabrejas que pregonan que la mayoría es egoísta e insensible, aquí les demostramos que el pueblo humilde no sólo somos solidarios sino constructores de una nueva realidad y capaces de actuar de forma pronta e inmediata a estos desastres donde el Estado es inoperante, corrupto, torpe e insensible.    

Las poblaciones más pobres son las que han resentido con mayor contundencia los estragos del sismo, el segundo más fuerte vivido en territorio mexicano. La población en general y en particular  más de 80,000 maestros de la Sección XXII de la CNTE, se han volcado en brigadas de ayuda, ante la falta de respuesta del Estado. Además porque de forma maliciosa y con saña el gobierno federal y estatal a aislado a estas comunidades por ser las más férreas opositoras a los gobiernos derechistas. No nos vayamos tan lejos, el día de ayer el Estado de Oaxaca protagonizaba una oleada de protestas contra la visita de Peña al Estado, es por eso que las autoridades están dejando incomunicadas las comunidades y el auxilio no está llegando. Esta forma de proceder del narcogobierno desnuda su verdadera cara, un rostro inhumano, insensible y bárbaro que no le importa la vida de la humanidad sino más que sus ganancias y negocios.

Los desastres no son naturales, son políticos.

Hasta el momento la cifra oficial es de 31 fallecidos y miles de personas sin casas. El desmantelamiento de ciudades enteras es un hecho y los programas de ayuda gubernamentales brillan por su ausencia, la corrupción e incapacidad del Estado para responder a los desastres son más que evidentes,  las tragedias y perdidas humanas podrían evitarse si existiera un apoyo real a la infraestructura de las zonas más humildes, una planificación urbana en nuestro territorio es más que necesaria pero los gobernantes les importa un pepino y no hay apoyo en ese sentido, la educación en protección civil es una necesidad en nuestro territorio, sin embargo, el estado prefiere gastarse esos recursos en fiestas y despilfarros personales. Los programas de atención a desastres naturales están completamente abandonados y saqueados por los políticos, este no es un desastre natural es un desastre político y es causado por la voracidad de este sistema. 

Recordamos como la población en 1985 supero por mil a todo el aparato gubernamental, la gente se autoorganizó e implementó por meses un doble poder en la ciudad, por iniciativa propia los hospitales funcionaron bajo control de la población, los mercados daban comida gratis y se expropiaban las bodegas de alimentos y medicamentos, se tomaron terrenos para construcción de casas y la gente también organizo brigadas de seguridad, higiene y sanitarias, creo centros recreativos para los niños, exigió y logró indemnizar a muchas familias por la perdida de sus familiares en los centros de trabajo. Este sismo nos plantea este tema de nuevo, este sistema capitalista no le interesa en lo mas mínimo la seguridad de la población, es un sistema individual, egoísta e insensible, pero el pueblo humilde trabajador y campesino demuestra su enorme capacidad que tiene para organizarse y planificar esta sociedad.

Ante la incapacidad del Estado, la organización desde abajo.    

Por lo anterior hacemos un llamado a toda la comunidad del país a hacer acopio de: alimentos no perecederos y enlatados, medicamentos de curación y varios, ropa limpia, productos de higiene y limpieza, agua y cobertores. Lo recolectado lo tenemos que destinar a los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de Educación y asociaciones humanitarias independientes al gobierno, ya que el Estado peñista lucra y desviá los fondos con nuestras desgracias y sólo llora lágrimas de cocodrilo en estos casos, respondamos con solidaridad desde la bases del pueblo ante la campaña lucrativa e hipócrita del Estado. 

Centros de Acopio:

ICN Sección XXII Oaxaca

Av. Coyoacán 939 entre Ángel Urraza y Matías Romero, Col. del Valle, Benito Juárez

Café La Luciernaga

Isabel la Católica 109 loc. 4 casi esquina con Izazaga, Centro, CuauhtemocL – V 7:30 a 19:30

UNAM: Facultad de Química, CCH Vallejo, Preparatoria 6 y UPN Ajusco